30 de agosto de 2013

PARA CORTAR LA GRASA MUY PEGADA

(* Cocinera. Andrés Cortés. Óleo sobre lienzo. 39 x 114 cm.)


Para que no sea tan difícil quitar la grasa de las ollas y sartenes, al agua con jabón con la que los lavas añade una de las siguientes opciones.

 

1)      1 cucharadita de bicarbonato de sodio.

2)      3 mitades exprimidas de limones.

23 de agosto de 2013

PASTA CON ATÚN

(* Vino para dos. Walter I. Cox. S. XIX. Impresionismo. Óleo sobre lienzo.)

Esta receta es de mis favoritas para el verano, es ligera, muy completa, rápida y fácil de preparar. Me ha sacado de más de un apuro. Espero que te sea útil a ti también.


4 Porciones


Ingredientes:
* ½ k de pasta tornillo
* aceite de oliva
* 1 taza de queso gouda cortado en cubito
* 2 jitomates saladet cortados en cubitos
* 2 latas de atún escurrido y desmenuzado
* 1 taza de aceitunas escurridas sin hueso
*  Sal y pimienta al gusto


Procedimiento:
1. Pon la pasta a una olla con dos litros de agua hirviendo. Añade una pequeña cantidad de aceite. Cocina la pasta hasta que esté al dente. Escurre y deja enfriar.
2. Pon la pasta y el resto de los ingredientes en el recipiente para servir, añade dos cucharadas de aceite de oliva, sazona a tu gusto, revuelve bien y deja reposar 15 minutos antes de servirlo.

16 de agosto de 2013

HOSPITALIDAD: HACER EL BIEN O QUEDAR BIEN

(* Verano. Edward Hopper. Realismo. 1943. Óleo sobre lienzo. 111.8 x 74 cm. Delaware art museum. Wilmington, E.U.A.)


En una librería vi un pequeño letrero de madera que decía: “May our home to every guest be a place of peace and rest”, que quiere decir algo así como: “Que nuestro hogar sea un lugar de paz y descanso para cada invitado”, lo cual es loable y deseable. 

La Biblia nos anima a ser hospitalarias (Romanos 12:13, 1 Timoteo 5:10, Hebreos 13:2), pero cuidemos la intención de nuestro corazón al recibir invitados, para no caer en actitudes incorrectas como el orgullo, el cual nos lleva al afán y al enojo.


Cuando nos desviamos del propósito de hacer el bien y nos enfocamos en 'quedar bien' (así se dice en la región donde crecí para referirse a dar una buena impresión), entonces, una comida muy elaborada presentada en una mesa impecablemente puesta se vuelve la prioridad y hace que desde el momento de su preparación nos sintamos tensas e irritables para con los de casa. Y claro, a la hora de la reunión estamos exhaustas y demasiado ocupadas haciendo notar el resultado de nuestro arduo trabajo, tal vez disimuladamente, excusándonos por cualquier cosa de la que queramos recibir un halago:


-“Disculpen si la comida está salada.”
-“No, qué va, todo está delicioso.”
   
Y una serie de diálogos como esos.


No estoy hablando de relajarnos tanto que descuidemos nuestro hogar y no atendamos debidamente a nuestros invitados, sino de cuidar nuestra motivación.


El caso es que podemos estar tan enfocadas en quedar bien que nos olvidamos de la prioridad de hacer el bien, con acciones tan sencillas como involucrar a la familia en la preparación de los alimentos o en poner la mesa, aunque tome un poco más de tiempo; escuchar a nuestros invitados con interés genuino y hacerles sentir nuestro aprecio con nuestras acciones y palabras, conversar con ellos de cosas edificantes y aprovechar la oportunidad de hablarles del Evangelio, es decir, servirlos de corazón.


Cuando buscamos quedar bien, puede que lo logremos y la gente se vaya de nuestra casa pensando en lo grandiosas que somos al cocinar, decorar, elegir nuestro atuendo, etc., en otras palabras: hacemos de nuestro hogar un monumento a nuestro ego; en cambio, cuando buscamos hacer el bien, las personas dejarán tu hogar sintiéndose amadas y habrás dado la gloria a Dios.

9 de agosto de 2013

PARA ELIMINAR MANCHAS EN LOS DIENTES

(* Fresas. Pierre Auguste Renoir. 1905. Impresionismo. Óleo sobre lienzo. Museo de l'Orangérie. Paris, Francia.)


Mezcla fresas molidas (5) con una cucharada de bicarbonato de sodio.

Unta la pasta en tus dientes son la ayuda de un cepillo de dientes suave y déjalo actuar por 5 minutos.

Hazlo una vez a la semana para eliminar manchas en tus dientes.

2 de agosto de 2013

PARA LIMPIAR EL BAÑO

(Después del baño. Rudolf Ernst)

Para quitar las manchas de sarro en muebles y paredes del baño, agrega a un litro y medio de agua tibia tres cucharadas de bicarbonato de sodio y tres cucharadas de vinagre. Usando esta mezcla, talla las manchas de sarro con un estropajo, verás que no son tan difíciles de quitar.
Para limpiar la regadera y las llaves de baño, usa un trapo humedecido con vinagre caliente. Les dará brillo.