5 de julio de 2013

¿DISCIPLINA O MALTRATO?

(* Niña triste. Carlos Sáenz de Tejada. 1925. Realismo. Aguada al óleo sobre lienzo 75 x 98 cm. Museo de Bellas artes de Bilbao. España.)

Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en la disciplina e instrucción del Señor. Efesios 6:4.

Cuando se intenta disciplinar con enojo a un niño es frecuente caer en el maltrato, esto provoca a ira a los hijos y la Biblia manda a los padres a no hacerlo. 

He aquí algunas diferencias básicas entre la disciplina y el maltrato que te permitirán estar alerta para evitar caer en éste último.


-          La disciplina busca edificar el carácter del niño / El maltrato lo destruye.


-          La disciplina se aplica con templanza, de manera amable y respetuosa / El maltrato se deja llevar, es rudo y ofende.


-          La disciplina es justa y necesaria / El maltrato es injusto.


-          La disciplina eleva la dignidad y la estima del niño / El maltrato denigra y desmotiva.


-          La disciplina se aplica con amor, no crea resentimientos. / El maltrato se aplica con enojo y hiere.


-          Da seguridad al marcar límites precisos / El maltrato crea terror en el corazón del niño.
Que Dios dé a los padres sabiduría para saber criar a sus hijos en la "disciplina e instrucción del Señor" no en el miedo e ira que resulta del maltrato.