10 de mayo de 2013

CUANDO EL DÍA DE LA MADRE ES DIFÍCIL

( * Mujer vestida de luto ante paisaje. Ignacio Díaz Olano. Impresionismo. 1905. Óleo sobre tabla. Colección Particular.)



Llegó a mis manos un artículo que me pareció necesario y oportuno compartir en esta ocasión. El original está escrito en inglés, así que me di a la tarea de traducirlo lo mejor que pude. Igual que su autora, yo también espero que sea de bendición para cada mujer que lo lea.
 
CUANDO EL DÍA DE LA MADRE ES DIFÍCIL.
Por Trillia Newbell

Varias de mis amigas han sufrido recientemente abortos espontáneos. Ellas soportan la angustia de sentir que su cuerpo comienza a cambiar para alojar a un bebé en desarrollo sólo para perder al bebé. Yo también lo he experimentado –cuatro veces. Al inicio pensamos que tal vez yo tenía un problema de fertilidad. Nos llevó un año embarazarnos y luego siete semanas para perder al bebé. Me volví a embarazar rápidamente y perdí al bebé a las diez semanas. Eventualmente tuve un dulce bebé varón. Después de él tuve otros dos abortos espontáneos y entonces tuve a mi niña.

Este Día de la Madre puede llegar como otro recordatorio más, a mujeres de todas partes, de que no tienen algo que desean. Otro año de pérdidas de bebés, infertilidad o incluso de esperar por un niño durante el proceso de adopción. Cualquiera que sea el deseo no concedido, éste se aferra a tu corazón y acosa tu mente.

Cuando pensaba sobre escribir éste artículo, me vino a la mente una amiga nueva quien recientemente me pidió consejo. Así que en lugar de un artículo, escribí una nota a mi amiga y a quien Dios quiera que lea esto. Así que oro para que tú también seas bendecida con esta nota.


Querida amiga:

Lamento mucho tu espera. Es duro. No voy a pretender que no lo es. No voy a decirte que todo estará mejor si sigues cinco pasos. Lo único que sé con certeza es que Cristo te ama. Él realmente se compadece de ti. Puedes leer las palabras de Dios para ti en Hebreos:

“Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas, sino uno que ha sido tentado en todo como nosotros, pero sin pecado.

Por tanto, acerquémonos con confianza al trono de la gracia para que recibamos misericordia, y hallemos gracia para la ayuda oportuna.” Hebreos 4:15-16.

Sé que probablemente habrás visto este pasaje muchas veces, pero pienso que Dios tiene mucho que decirte en estos versos. Él te está recordando que no se encuentra lejos. Él ha estado en los lugares feos y duros a los que has visto que tu corazón se dirige conforme luchas con la preocupación,  ansiedad, miedo o enojo. Él lo sabe. Él conoce tu tentación. Jesús te recuerda que él anduvo en esta tierra de manera perfecta por ti. Y en tu debilidad él te invita a acercarte a él. Él quiere consolarte y sustentarte con su diestra de justicia. Ven a él, amiga que te hayas agotada, y recibe gracia, paz y descanso. Éste es tu tiempo de necesidad. El Día de la Madre es tu tiempo de necesidad, y él no se aleja de ti es tu tiempo de necesidad; él quiere que encuentres la gracia para la ayuda oportuna.

Amiga, oro para que recibas esta gracia buena hoy. Al ver el Día de la Madre ten la certeza de que él te tiene en mente e intercede, incluso lo hace ahora, por ti. “Cercano está el Señor a los quebrantados de corazón, y salva a los abatidos de espíritu.” Salmo 34:18.
 
 
Esta es la liga a la página en la que encontrarás el artículo original: