22 de marzo de 2013

¿PUEDE TU ESPOSO CONFIAR EN TI? (parte 3/4)


(* Retrato de Concepción y Ramón. Mongrell Torrent. 1935. Impresionismo. Óleo sobre tela. Colección particular.)



¿Animas a tu esposo en tiempos difíciles?

¿Has pasado por momentos en los que lo único que deseas es que llegue la noche para dormir y olvidarte de lo que te rodea? Estoy segura que sí, y ahora que los enfrentas casada, no sólo se trata de tomar aliento tú, sino de alentar tu esposo también. 

Entiendo que esto sea muy difícil cuando la situación adversa es consecuencia de una decisión de él, pero ¿sabes? es parte de lo que te toca hacer como su ayuda idónea.
Dios es soberano y por algún motivo está permitiendo que estén pasando por esto juntos.
Por favor, no caigas en una actitud de contienda, no es tu labor convencerlo de pecado, ni cambiarlo ¡no eres el Espíritu Santo! Pr. 19:13; 27:15.
Lo que tu esposo necesita es que lo inspires a fortalecer su relación con Dios, que lo animes a seguir adelante, y eso no se logra culpando, reprochando, haciéndolo sentir incapaz, en otras palabras, fastidiándolo.
Los tiempos de crisis son una oportunidad para cumplir con el papel de ayuda idónea que Dios ha dispuesto para ti. 
Disponte a conocer y a obedecer a Dios más cada día, fortalece tu vida de oración y estudio de Su Palabra y verás cómo Su gracia te sostendrá en medio de la adversidad y te permitirá ser la ayuda idónea para tu esposo.
Recuerda que la paz y el gozo de Dios son fruto de Su Espíritu, así que no se basan en nuestras circunstancias, sino en nuestro andar en el Espíritu, es decir, andar en obediencia a Su Palabra.
Cuando eres fiel a tu esposo a pesar de las circunstancias, crecerá su confianza en ti y la unidad en tu matrimonio de hará más fuerte.