8 de marzo de 2013

¿PUEDE TU ESPOSO CONFIAR EN TI? (Parte 1/4)

(* Retrato de Concepción y Ramón. Mongrell Torrent. 1935. Impresionismo. Óleo sobre tela. Colección particular.)

 

“En ella confía el corazón de su marido, y no carecerá de ganancias”. Proverbios 31:11
 
Durante éste mes escribiré algunas preguntas para que reflexionemos qué tan confiables somos como esposas.
 
La primera pregunta es:
 
 
¿Evitas hablar mal de tu esposo aun cuando estén pasando por tiempos difíciles?
 
En ningún momento se justifica que hables mal de tu esposo, ni con amigos de confianza, ni para romper el hielo en una plática... nunca.
 
Ahora, si estás pasando por una crisis en tu matrimonio, no estoy diciendo que evites pedir consejo, hazlo, pero busca a una persona sabia y madura en el Señor.
 
No te desahogues hablando mal de tu esposo con tu familia, tus amigas y mucho menos con tus hijos cuando estás en medio de una crisis matrimonial, cuando ésta se resuelva habrás manchado su reputación y dañado su imagen ante los demás. Eso también te afectará a ti, dice la Biblia que ya no son dos sino uno, y al sentirse él traicionado, esa unidad se verá seriamente afectada.
No te dejes llevar por la ira, celos, u otro sentimiento negativo; pide a Dios que te ayude a ser prudente y espera hasta poder hablar las cosas con la persona correcta en el tiempo correcto.
Si cometes la imprudencia de hablar mal de él con los demás, cuando se entere de lo que hablaste de él, perderá su confianza en ti y se abrirá una gran brecha entre ustedes, pues habrá entrado la desconfianza en su relación. Su corazón, al no poder confiar en ti se habrá alejado un poco (o mucho) más del tuyo.