23 de noviembre de 2012

CUIDADO DEL PESO EN LAS FIESTAS

 (*Jeanne Samary, Renoir. 1878)

No subir de peso durante las fiestas decembrinas parecería una misión imposible, pero no lo es. La regla es la misma que durante todo el año: No consumir más calorías de las que quemamos.

Esta es una temporada donde abundan las invitaciones a comer fuera de casa con abundancia de platillos deliciosos, pero no es excusa para perder el control y dejarnos llevar por el placer inmediato y momentáneo, ¡Di no a los atracones! Son causantes no sólo del aumento de peso, sino de otros males para la salud como aumento de colesterol y triglicéridos, presión alta e indigestiones.

No se trata de no comer lo que te gusta, sino de comerlo con responsabilidad.

Lo bueno de la prodigalidad de comida en los eventos, es que podemos elegir la más conveniente, por ejemplo:

* En lugar de arrasar con la fuente de dulces y chocolates, puedes elegir frutos secos típicos de ésta época.

* No “piques” en las charolas de botana sin poner atención a lo que comes. Por ejemplo, no comas sólo frituras, en su lugar puedes optar por bocadillos de mariscos.

* En lugar de gaseosas, toma agua de sabor o agua mineral.

* Comienza siempre con ensaladas, así te satisfarás más rápido.

* Elige pavo, pavo y pavo. La carne de cerdo tiene más de 300 calorías por 100 gramos y el cordero más de 250. ¡100 gramos de pavo sólo aportan 102 calorías! El pescado es otra buena opción.

* Con una pequeña porción del postre te bastará para quitarte el antojo.

* Lo más saludable es usar azúcar morena o miel para endulzar.

* No cambies tu rutina, a menos que sea para activarte. Si aumentas tu consumo de calorías, debes aumentar el gasto de las mismas.

* No olvides comer lento, de este modo sentirás saciedad más rápido, ingerirás menos calorías y ayudarás a tu digestión. Te puede ayudar el dejar los cubiertos descansando en el plato cada dos o tres bocados.

* Disfruta cada bocado. Disfruta la calidad de tu comida, no la cantidad.

Como ves, esta temporada es una excelente oportunidad para pedirle a Dios nos ayude a tener DOMINIO PROPIO, un fruto del Espíritu necesario para actuar responsablemente evitando lo que no nos conviene y haciendo lo que nos corresponde para cuidar nuestra salud.

No hay comentarios: