12 de octubre de 2012

FRAGANCIAS MACERADAS

(* Muchacha vertiendo perfume, Arte romano anónimo)

Me gusta crear mis propias fragancias - mi favorita es la lavanda- para perfumar algunos de mis cajones y para darle un agradable aroma a sábanas y fundas de almohadas.

Para elaborar una fragancia, las porciones suelen ser un tanto de las flores o especias por cuatro de glicerina. Hay quien usa aceite pero yo no lo recomiendo. Mientras más tiempo dure el ingrediente en la glicerina, más fuerte será el aroma.

Con excepción del calvo que debe mantenerse en un lugar seco, las fragancias penetran mejor con el calor, por ello es bueno dejar que les dé un poco de sol. Al romero se le debe frotar antes de usarlo para que libere su aroma.

Al elaborar una esencia de flores se deben usar sólo los pétalos, mientras que a las especias es mejor usarlas en su estado natural, no en polvo ni concentrado.

Recuerda agitar bien la botella antes de usarla.

Aromas para la maceración:

Hierbas y hojas: Romero, hierbabuena, eucalipto, pino, naranjo.

Especias: Canela, clavo, nuez moscada.

Flores: Claveles, flores de naranjo, rosas (las amarillas conservan su aroma mejor que las rojas), gardenias, lavanda, violetas.

Hay diferentes métodos para la maceración. Uno de ellos y creo que el más sencillo es poner la glicerina a baño maría, agregar las flores y dejar a fuego lento 2 horas más o menos. Deja reposar un día y repite el procedimiento hasta que se haya impregnado el aroma.

No hay comentarios: