26 de octubre de 2012

10 REGLAS BÁSICAS DE URBANIDAD

(* Calle de París. 1877, Gustave Caillebotte)

Los buenos modales son, en la mayoría de los casos, acciones que deberíamos hacer por sentido común, por ser la manera más obvia de evitar molestias a otros y a nosotros mismos; sin embargo, su importancia va más allá: Son una expresión de nuestra consideración y respeto por los demás; en muchos casos son un reflejo de buen carácter ya que nos llevan a anteponer el bienestar del prójimo al nuestro.


Por ejemplo: mostramos consideración y prudencia cuando vemos a alguien conocido caminando por la calle con evidente apuro en horas y días de trabajo y, después de pensar por un segundo “¿Será prudente hablarle ahora que lleva prisa?”, decidimos abstenernos de llamarlo pues sabemos que eso le distraerá y le quitará tiempo.

Otro ejemplo de consideración y buen juicio es cuando permitimos a las personas bajar del ascensor o del transporte urbano antes de  entrar nosotros. Todo marcha con orden y fluidez cuando obedecemos la sencilla regla de “antes de entrar, permita salir”.

Lo que quiero recalcar es que tener buenos modales no debe ser una característica que nos haga sentir superiores a otros, sino una forma de mostrar las buenas cualidades que Dios ha ido moldeando en nuestro carácter.

Dicho lo anterior, comparto 10 reglas básicas de urbanidad.

1. Toma siempre tu derecha al caminar por la calle. Seguir esta regla evita congestionamientos y el típico “baile” que se da al encontrarte de frente con otra persona que va en sentido contrario al tuyo.

2. Camina del lado de la pared. ¡Deja al hombre convertirse en caballero! No lo veas como símbolo de debilidad, sino de feminidad. Además, es especialmente ventajoso cuando después de la lluvia los autos pasan salpicando a quien va cerca de la calzada.

3. Antes de entrar, permite salir. Esto favorece el flujo y la amabilidad pues evita choques entre las personas y un estado de salvajismo donde suele ganar el paso el más rudo o el más corpulento.

4. Cede el paso. Claro que hay excepciones lógicas como al hacer fila. La regla para saber quién le cede el paso a quién es simple: Un hombre cede el paso a una mujer y, sin distinción de sexo, se le debe ceder el paso a una persona evidentemente mayor. En el caso de toparse en una escalera estrecha, el que sube cede el paso al que baja.

5. Cede el asiento. Como dama, son más las ocasiones en las que te lo cederán a ti, pero si te encuentras en un lugar ausente de caballeros, donde haya personas ancianas, embarazadas, o con alguna condición particular que les dificulte mantenerse en pie, cede tu asiento.

6. Sujeta la puerta para que otros pasen. En especial las de vaivén; primero pasa quien la va a sujetar para permitir con comodidad el paso de la persona que viene atrás. Para saber quién debe detener la puerta, sigue la misma regla que para ceder el paso.

7. Al entrar en un automóvil, el caballero debe abrir la puerta para que tomes tu lugar, y luego cerrarla; no porque tú no puedas hacer, sino porque es una manera de ser amable, no le quites la oportunidad; además eso permite que te acomodes con delicadeza cuidando que no quede doblada tu ropa o caiga algo de tu bolso.

8. Otro asunto a tratar al hablar de vehículos, es quién pasa primero en el asiento de atrás; si vas a ir junto a la puerta tomarás asiento y él, después de cerrar tu puerta, dará un rodeo para ocupar su lugar del otro lado. Pero si no se puede abrir más que una puerta, él pasará primero para que sea él quien deba deslizarse por el asiento hasta su lugar, y luego subes tú.

9. Al subir las escaleras, si hay espacio, se sube a la par de la otra persona; cuando la escalera es estrecha no hay una norma definida pues en ocasiones el que una mujer suba primero resulta incómodo ya que puede dejar expuestas las piernas. Te sugiero optar por lo más cómodo y decoroso de acuerdo a tu atuendo. Al bajar las escaleras el hombre es el que baja primero.

10. En días de lluvia es necesario usar el paraguas, pero su uso puede ser algo complicado por no usar la cortesía debida.

Cuando llevemos el paraguas cerrado, su punta deberá ir siempre hacia abajo para evitar accidentes. En cambio, cuando lo llevemos abierto, la regla es la misma que en la mayoría de las ocasiones, pregúntate ¿cómo puedo facilitar el tránsito a las otras personas? Eso te llevará por sentido común a hacer lo correcto: Si te topas con personas mayores o más bajas de estatura, para evitar el choque tendrás que elevar tu paraguas; por el contrario, si es un hombre o alguien más alto que tú, baja tu paraguas para que él eleve el suyo. Antes de entrar a algún lugar, asegúrate de sacudir lo mejor posible tu paraguas. Por último, no olvides darle la oportunidad al varón de ser un caballero y salir antes que tú para que abra el paraguas y te proteja de la lluvia.

19 de octubre de 2012

INFORMACIÓN SOBRE EL CÁNCER DE MAMA



(Después del baño. 1888 Óleo sobre lienzo. Colección privada. Japón. Pierre Auguste Renoir.)


Hoy es el Día Mundial Contra El Cáncer De Mama. Aprovecharé la ocasión para compartir contigo información importante sobre el tema, no porque esperemos tenerlo, sino porque como mujeres debemos estar informadas al respecto para tomar acciones responsables, ya que ésta enfermedad no tiene porqué ser mortal, pues su porcentaje de curación es bastante alto cuando se detecta a tiempo.

Si tienes 40 o más años de edad debes realizarte una mastografía anual para detectar a tiempo un posible cáncer de mama. Sin embargo, si existen antecedentes familiares de éste u otro tipo de cáncer, o tienes algún otro factor de riesgo, es conveniente que te realices el estudio antes de los 40 años.


La mastografía permite detectar cánceres en etapa muy temprana de la enfermedad, en la que la curación total tiene alto porcentaje de éxito.


Explorar tus senos frente al espejo permite detectar posibles alteraciones.


Estos son algunos de los síntomas en los que debes poner atención cuando hagas tu autoexploración:

1.   Abultamientos o engrosamiento en el área de la mama o bajo el brazo: Sea masa esférica o irregular, acude de inmediato a tu doctor.

2.   Piel con apariencia de cáscara de naranja: Ésta es una forma poco común de cáncer de mama, pero más vale estar atenta.

3.   Secreción, hundimiento o erupción en pezón: Si notas alguna secreción verdosa, oscura, con sangre o de cualquiera líquido que no sea leche, acude de inmediato con tu médico. También si presentas cambios de forma, color o textura en el pezón o si éste se sume.

4.   Cambios de textura en la piel: Si la piel de tu seno se inflama, oscurece, enrojece o aumenta la temperatura, puede ser signo de una enfermedad inflamatoria, no lo dejes pasar, este tipo de cáncer (inflamatorio de mama) se diagnostica mejor mediante una biopsia de piel pues no siempre se logra visualizar mediante la mastografía.

5.   Hoyos y arrugas: Si cuando estiras los brazos o flexionas los músculos del tórax notas la formación de hoyos o arrugas el tejido mamario, pueden ser señales de que algo no anda bien.

Si no sabes cómo autoexplorarte, acude con tu ginecólogo para que te enseñe a hacerlo. Es recomendable hacer la autoexploración los primeros días después de terminar la menstruación, pues los senos estarán desinflamados y menos sensibles.

No todos los abultamientos son malignos, pueden ser solamente bolitas de grasa o quistes benignos, no obstante es importante que acudamos al ginecólogo para un buen diagnóstico.

Algunos factores de riesgo para desarrollar cáncer de mama son:

·         Embarazos en edad avanzada o no haber dado nunca a luz.

·         Menstruar a edad temprana, antes 12 años.

·         Tener familiares (madre o hermana) con cáncer de mama.

·         Tratamiento con radioterapia dirigida al pecho.

·         Tomar hormonas como estrógeno y progesterona.

 
Un estilo de vida saludable, con suficiente actividad física y una óptima nutrición generan beneficios preventivos en el área de la salud, por eso es importante que realices ejercicio físico mínimo 30 minutos cinco días a la semana.

Algunas recomendaciones  fáciles de seguir son: utilizar escaleras en vez del elevador, dejar el automóvil estacionado lejos de la entrada para que tengas oportunidad de caminar, quitar el salero de la mesa, y evitar ingerir harinas blancas. Sustenta tu alimentación en frutas, verduras y carnes magras, reduce el consumo de azúcar refinado y los carbohidratos en exce­so.

Si te sientes más cómoda con un especialista de tu mismo sexo, busca una ginecóloga con la que sientas confianza, el punto es que aprendas a revisarte y que acudas periódicamente a tus exámenes de salud.


12 de octubre de 2012

FRAGANCIAS MACERADAS

(* Muchacha vertiendo perfume, Arte romano anónimo)

Me gusta crear mis propias fragancias - mi favorita es la lavanda- para perfumar algunos de mis cajones y para darle un agradable aroma a sábanas y fundas de almohadas.

Para elaborar una fragancia, las porciones suelen ser un tanto de las flores o especias por cuatro de glicerina. Hay quien usa aceite pero yo no lo recomiendo. Mientras más tiempo dure el ingrediente en la glicerina, más fuerte será el aroma.

Con excepción del calvo que debe mantenerse en un lugar seco, las fragancias penetran mejor con el calor, por ello es bueno dejar que les dé un poco de sol. Al romero se le debe frotar antes de usarlo para que libere su aroma.

Al elaborar una esencia de flores se deben usar sólo los pétalos, mientras que a las especias es mejor usarlas en su estado natural, no en polvo ni concentrado.

Recuerda agitar bien la botella antes de usarla.

Aromas para la maceración:

Hierbas y hojas: Romero, hierbabuena, eucalipto, pino, naranjo.

Especias: Canela, clavo, nuez moscada.

Flores: Claveles, flores de naranjo, rosas (las amarillas conservan su aroma mejor que las rojas), gardenias, lavanda, violetas.

Hay diferentes métodos para la maceración. Uno de ellos y creo que el más sencillo es poner la glicerina a baño maría, agregar las flores y dejar a fuego lento 2 horas más o menos. Deja reposar un día y repite el procedimiento hasta que se haya impregnado el aroma.

5 de octubre de 2012

PREGUNTAS MANIPULADORAS

(Malhumor. 1871, Edgar Degas)

A veces nuestras malas actitudes nos llevan a hacer preguntas manipuladoras, con la intención de hacer sentir culpable a nuestro esposo y, para rematar, las hacemos en tono de reclamo.

Cuando alguna actitud de nuestro esposo nos moleste no abramos la boca precipitadamente.

Recuerda: NO ERES EL ESPÍRITU SANTO PERSONAL DE TU ESPOSO.

Si hay algo que en verdad creamos que debe de cambiar en él, doblemos nuestras rodillas y recurramos al único capaz de producir un cambio positivo y permanente en el carácter de nuestro amado: DIOS. Él nos puede mostrar cuál es nuestro papel en la obra que Él está haciendo en la vida de nuestro amado y cómo ser de edificación para él.

Dios no puede ser burlado, lo que sembremos en la carne, también lo segaremos así, por eso, si nos dejamos llevar por la carne y hacemos preguntas para hacer sentir mal a nuestro esposo, no nos extrañemos que los resultado de esas artimañas sean negativos.

Para darnos una idea de la clase de preguntas manipuladoras que debemos evitar y de sus posibles consecuencias te comparto estos ejemplos:


1. "¿No te sientes culpable por gastar tanto dinero en eso?"

Al hacerlo, estás poniendo en duda la capacidad de tu esposo para decidir sabiamente. Es mejor plantearle opciones a inculcarle culpa.

2. "¿Cómo puedes pensar que es la voluntad de Dios que trabajes en ese lugar en el que no puedes venir a comer todos los días a casa?"

Frecuente reclamo de la mujer recién casada. Evítalo porque cuestiona la relación de tu esposo con Dios y no valora su esfuerzo para proveer. No es malo añorar su compañía pero debes aprender a depender de Dios y entonces orar para que, en Su tiempo, Él provea un trabajo que le dé a tu esposo la oportunidad de pasar suficiente tiempo contigo. Cuando plantees tu sentir, procura hacerlo de manera que él se sienta más amado que cuestionado.

3. "¿No te sientes mal con Dios por estar haciendo eso?"

La tarea de convencer de pecado no es tuya, es del Espíritu Santo. Si presionas a tu esposo de ésta manera, lo puedes llevar a un punto de frustración. Debes estar en contra del pecado, pero no en contra de tu esposo.

4. "¿Por qué no tomas tu lugar como líder espiritual de esta casa?"

El hecho de que hagas esta pregunta te debe llevar a analizar si realmente le estás dando ese lugar a tu esposo. Tal vez él se siente hipócrita por enseñar algo que él mismo no practica. Recuerda que los grandes hombre de la Biblia no siempre tomaban el liderazgo delegado por Dios por iniciativa propia. Tuvieron un proceso de parte de Dios. Ora para que sea Dios y no tú quien obre en la vida de tu esposo para que llegue a ser el hombre que Él quiere que sea. Sólo de este modo el cambio será genuino y permanente.

5. "¿Por qué no pasas más tiempo con los niños?"

Y cuando lo hacía ¿No interferías? ¿No hacías comentarios como ¡Ay su papá! Qué no sabe que no deben de comer esto, de hacer aquello o de jugar así? Tal vez tus hijos ya ven a su padre con los mismos ojos inquisidores tuyos.

6. "¿Cómo quieres que tenga relaciones (sexuales) contigo cuando no hay una intimidad más espiritual?"

Adelante, acaba con su hombría ...pero luego no te quejes. Puedes alentar la unión espiritual de otra manera pero nunca alejándolo físicamente.

7. "¿Por qué no quieres ir a la iglesia? ¿Es que no quieres aprender de Dios? ¿No ves que eres un mal ejemplo para los niños?"

¿Así o más chantajista?

Si te has dado cuenta de que tú, como yo, has hecho este tipo preguntas, no te condenes, es bueno sentir pesar por el pecado cometido, pero demos gracias a Dios por mostrarnos en qué estamos fallando y acudamos a nuestro amoroso Padre celestial en arrepentimiento. 

¡Gracias a Dios por su perdón y su fidelidad al trabajar en nosotras día a día transformándonos para Su gloria!

Sigamos creciendo en la gracia y conocimiento de nuestro Señor, y seamos la ayuda idónea que nuestro esposo necesita.