6 de abril de 2012

PARA ELEGIR TU FRAGANCIA (parte 1)


(* Natura morta. 1922. Realismo. Óleo sobre tela. 48 x 62,5 cm. Colección privada. Albano Vitturi)


Solemos tener un aroma con el que nos identificamos y que nos resulta irresistible; sin embargo debemos estar conscientes que no podemos usarla de la misma forma durante todo el año.

El calor intensifica el aroma, por eso en verano es recomendable cambiar a un aroma más suave y fresco o disminuir la cantidad de perfume que usamos.

Los aromas florales y los cítricos son ideales para esta temporada.


El clima frío disminuye la percepción del aroma.

En clima frío es recomendable usar perfumes con un toque de especias.


Durante la primavera y el otoño el clima se va calentado o enfriando, por lo que será necesario que vayamos adaptando nuestras fragancias conforme vaya cambiando el clima.