16 de marzo de 2012

PUNTUALIDAD

(* Relojes blandos en el momento de su primera explosión. 1954. Óleo sobre lienzo. 20,5 x 25.7 cm. Propiedad Particular. Salvador Dalí.)


Por tanto, tened cuidado cómo andáis; no como insensatos, sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.” Efesios 5:15,16.


Hoy leí algo de Spurgeon que me cimbró: “No debo de insultar a alguno al suponer que su tiempo no vale, y que él mismo es un don nadie quien me da igual que espere por mí o no”.

Crecí convencida de que ser puntual  mostraba el valor que le daba a las personas con las que convenía en una cita al respetar su tiempo llegando a la hora acordada y, de ser posible, poco antes; pero el día de hoy tengo que reconocer con gran pesar que me estoy volviendo impuntual, y antes de que se me haga un hábito le he pedido a Dios con toda humildad que me ayude a remediarlo y presentarme a tiempo y preparada a mis compromisos. 

Si Dios también te ha permitido ver la importancia de ser puntual, te animo a que, con Su ayuda, pongamos en práctica los siguientes puntos:

·         Valorar el tiempo y respetar a los demás. Es el comienzo para ser puntuales.

·        Retirarse a tiempo a descansar para poder despertar temprano y cumplir con las actividades de acuerdo al horario establecido.

·         Anotar en la agenda no sólo las citas sino todos los compromisos por cumplir como los pagos,  las llamadas, el regreso de libros u otros objetos prestados.

·         Planificar en función de la hora a la que se tenga que salir para estar a tiempo, no de la hora de la cita. Me explico: Si tengo una cita a la 10:00 y hago 1 hora de camino, mi hora límite para salir y en la que debo de basar mi hora de despertar es 8:50, por lo que si me tardo 1 hora para estar lista, la hora a la que debo despertar para salir a tiempo es 7:50, así tendré 10 minutos de margen por si acaso.

·         Usar alarmas no sólo para despertar, sino para que avisen 15 ó 10 minutos antes de la hora límite para salir.


Como podemos ver, una vez vista la necesidad de ser puntual, la clave para lograrlo es organización.

No hay comentarios: