23 de marzo de 2012

EL MEJOR MOMENTO DEL DIA

(El almuerzo. 1868, Claude Monet )

La mesa es un lugar propicio para edificar la relación familiar.

El ritmo de vida actual ha hecho que para muchas familias comer juntos haya dejado de ser una actividad cotidiana para convertirse en todo un logro. Les animo a que hagan todo lo necesario para tener ese espacio en su agenda.

¡El momento de compartir la comida puede ser el mejor momento del día! Así que vale la pena apagar la televisión y, si es necesario, también el teléfono.

Si eres madre de niños pequeños, no te desanimes, los infantes están aprendiendo y eso deriva en que las horas de comida sean para ellos momentos de entrenamiento para el desarrollo de buenos hábitos: cómo sostener el tenedor, cómo participar en una conversación, no interrumpir y otros más, sin embargo, no debes permitir que este aprendizaje deje un amargo sabor de boca en los niños, busca siempre la manera de que se convierta en experiencia positiva.

Para fortalecer la conversación familiar hay ciertos hábitos que nos pueden ayudar como:

  • PREGUNTAR. Hay preguntas que pueden contestarse con una palabra “¿Cómo te fue hoy?” es común que se responda “Bien”. Por eso, has preguntas que propicien la conversación como “¿Qué fue lo mejor que te pasó hoy?”.


  • INTERÉSATE genuinamente. No siempre es fácil, pero trata de concentrarte en lo que te están diciendo. Hacer contacto visual ayuda. Creo que Dios dio a las madres una facilidad para percibir el sentido real de lo que se dice, úsalo.


  • MANTEN UNA ACTITUD POSITIVA. Cuando el niño comienza a tener sus propios puntos de vista y éstos son diferentes a lo que esperas, recuerda que “La amable respuesta calma el enojo” Pr. 15:1. Reduce al mínimo la crítica.


  • COMPARTAN Y ALIÉNTENSE. El momento de compartir los alimentos es el tiempo ideal para que los miembros de la familia compartan éxitos y fracasos: Si aceptaron a alguien en el equipo deportivo o no; si conoció a una nueva amiga o si perdió el autobús. Los demás miembros de la familia mostrarán su amor al reír con los que ríen y llorar con los que lloran, pero sobre todo al animarlo y ayudarle a ver su experiencia desde el punto de vista bíblico.

No hay comentarios: