10 de febrero de 2012

BUENAS NOCHES

(* The interrupted sleep. 1750. Óleo sobre lienzo. The Metropolitan Museum of Art. New York. USA. Françoise Boucher)


Cuando hablamos de sueño no es importante solo la cantidad, también lo es la calidad.

Dormir bien tiene enormes beneficios para nuestro aspecto: es bueno para el cutis, disminuye las ojeras y bolsas en los ojos... y ¡estamos de buen humor.

Pero para lograr este óptimo descanso hemos de desarrollar buenos hábitos de los que destacaremos los siguientes:


* Tener el mismo horario para ir a dormir y despertar TODOS los días de la semana. Esto facilitará conciliar el sueño y despertar descansados ya que nuestro reloj biológico no se alterará.


* Evitar las cenas pesadas. Sustituye los alimentos de difícil digestión por plátanos, pavo o pescado, los productos lácteos contienen triptófano que puede propiciar la somnolencia.


* Evitar la cafeína a partir de media tarde. Dado que es un estimulante que tarda en salir de tu sistema de 4 a 6 horas, la cafeína puede interferir con tu sueño.


* Evitar el alcohol y la nicotina (creo que sobra decir lo nocivos que son) El alcohol no sólo inhibe el sueño REM (el periodo cuando soñamos) sino que puede exacerbar un trastorno de sueño existente, como la apnea y aunque al inicio puede hacer dormitar, en las etapas posteriores interrumpirá el descanso; por otro lado, la nicotina es un estimulante que produce cambios en el cuerpo y cerebro que son incompatibles con el buen dormir.


* Hacer ejercicio durante el día. El ejercicio mejora la calidad del sueño; pero cuídate de no practicarlo las 3 horas previas a tu hora de dormir porque puede resultar contraproducente.


* Exponerse a la luz solar. Hazlo diario por 30 minutos mínimo. La luz del sol juega un papel importante en el orden de nuestro ciclo circadiano.


* Cuidar el ambiente de tu habitación. Trata de que esté lo más tranquilo y oscuro posible a la hora de dormir y que la temperatura sea fresca (20º C aprox.)


* Deja los problemas fuera de la habitación. Puedes leer o escuchar música para relajarte.


* No te preocupes por la hora. No te martirices viendo el reloj a cada momento, solo asegúrate de poner la alarma.


Si presentas algún trastorno del sueño, no te preocupes, ya no sufras más y ve con el especialista.


Ahora sí… ¡Buenas noches!

No hay comentarios: