25 de noviembre de 2011

HASTA QUE LA MUERTE NOS SEPARE (2/3)

(* La boda de Sir Tristan. Simbolismo. Edward Burn Jones.)

Ésta es la segunda de tres entradas en las que estamos analizando las características del amor según la Biblia (1 Corintios 13:4-8), a la vez que evaluamos si es la clase de amor que le estamos dando a nuestro cónyuge.


NO ES JACTANCIOSO - Cede sus derechos para glorificar a Dios.
No quiere decir que no te valores, más bien que no basas tu valor en tus habilidades y logros sino en la obra de Dios en ti. 2 Corintios 4:7.
¿Buscas hacerte notar y promoverte o reflejas un espíritu manso y humilde?
Debemos dar reconocimiento a nuestro esposo cuando contribuyó para que nuestro trabajo saliera bien.

NO ES ARROGANTE- No se cree superior a los otros.
Una señal inequívoca de que nos falta desarrollar esta característica del amor es cuando nos cuesta aceptar con buena actitud que estamos equivocadas. Filipenses 2:3.
¿Qué tan fácil reconoces ante tu esposo cuando te equivocas?
Seamos humildes y reconozcamos nuestra total dependencia de Dios.

NO SE PORTA INDECOROSAMENTE- No busca llamar la atención.
Evita despertar deseos sensuales en otro que no sea tu amado, no seas de tropiezo. 1Timoteo 2:9.
¿Te comportas sin pensar en cómo afectarás a tu marido?
Pidamos por sabiduría para no dañar ni incomodar a nuestro esposo.

NO BUSCA LO SUYO- No busca hacer las cosas a su manera o para su propio placer y beneficio.
Busca hacer la voluntad de Dios cueste lo que te cueste.
¿Ves el servicio a tu esposo como servicio a Dios?
Aprendamos a decir NO a actividades que nos impidan cumplir con nuestros deberes y prioridades.

CONTINUARÁ...