28 de octubre de 2011

ETERNAMENTE BELLA

(* Jeanne Samary. Impresionismo 1877. Óleo sobre lienzo 56x47. Museo Pushkin de Bellas Artes de Moscú,Rusia. Pierre Auguste Renoir.)

“Engañosa es la gracia y vana la belleza, pero la mujer que teme al Señor, ésa será alabada”. Proverbios 31:30.

Hace poco vi el anuncio de una clínica de cirugía plástica que decía: “Porque la belleza interior no es suficiente”. Me dolió profundamente, porque sé que hay mujeres vulnerables a ese mensaje.

Cuestionémonos: ¿“no es suficiente" para qué?

Es cierto que la belleza interior no es suficiente para llenar los requerimientos de un sistema que se centra en lo superficial y que enseña a las mujeres a valorarse con base en lo que otros digan de ellas. Es importante notar que dicho sistema brinda un tipo de “aceptación” condicionada, por lo que nada será suficiente, pues siempre habrá alguien más alta, más delgada, más inteligente, más joven, más bonita, más…

Si crees que la belleza interior no es suficiente y que es necesaria la belleza exterior para lograr lo que deseas, sería bueno que revisaras si tus deseos están alineados con la voluntad de Dios para tu vida. 

Cuando nuestro estilo de vida se vuelve egocéntrico en vez de Cristocéntrico, lo eterno e interno pasan a segundo plano y se crean vacíos que tratamos de llenar con cosas vanas.

Jesús no necesitó ser un todo un galán para llevar a cabo la voluntad del Padre. (Lee Isaías 53).

Día a día, conforme conocemos y obedecemos a Dios, Él trabaja en nuestro carácter para que podamos ir creciendo a la imagen de Su Hijo, esto es suficiente para ir cumpliendo Su voluntad en nuestra vida.

No quiero decir que vayamos por ahí luciendo sucias y descuidadas; por el contrario, está bien que procuremos una apariencia agradable que refleje la hermosa obra de Dios en nosotras, lo que quiero decir es que no consideremos la belleza física como un elemento necesario.

Una imagen de modestia y feminidad es una de la maneras en que se reflejan las bellas cualidades de carácter que Dios desarrolla en nosotras, sus hijas (1 Timoteo 2:9). 

Nuestro propósito como hijas de Dios es hacer la voluntad de nuestro Padre, y para eso la belleza interior que se perfeccionará cuando estemos en Su presencia y que es el resultado de Su obra en nosotras ¡sí es suficiente!

21 de octubre de 2011

CUTIS SENSIBLE

(*Cabeza de mujer Leonardo da Vinci. 1480. Óleo sobre tabla. 27x21 cm. Galería Nacional de Parma. Parma, Italia.)

CUTIS SENSIBLE

De tono pálido o manchado; con venitas superficiales (cuperosis), irritaciones o ronchas; es débil al tacto; poros poco visibles; secreciones casi nulas; sensación fina y delicada; al asolearse se mancha, salen pecas y/o arde; líneas de expresión marcadas en párpados desde temprana edad; enrojece fácilmente con el calor y con el frío se enrojecen mejillas y nariz; al agua y jabón se siente muy estirado y se irrita así como con el uso de perfumes, colonias y astringentes; textura fina.

Tu tipo de cutis será del que tengas más características.

El médico especialista a consultar es el dermatólogo, quien además de ayudarte con enfermedades de la piel, también puede ayudarte mucho para ahorrar en cremas, pues las marcas comerciales más caras no son necesariamente las mejores para ti.

14 de octubre de 2011

CUTIS MIXTO

(*Cabeza de mujer Leonardo da Vinci. 1480. Óleo sobre tabla. 27x21 cm. Galería Nacional de Parma. Parma, Italia.)

CUTIS MIXTO

El tono suele ser oscuro y amarillento en sus laterales; presenta espinillas en algunas partes pues tiene áreas resecas y áreas grasas; es elástico en zonas grasas; poros abiertos y regulares; sensación aceitosa en algunas áreas y escamosa en otras; bronceado disparejo; "patas de gallo" poco acentuadas; con el calor las áreas grasas sudan y con el frío no presentan cambio; poca reacción en áreas secas al agua y jabón; con el uso de astringentes detiene momentáneamente la producción de grasa en Zona T (frente, nariz y barbilla); textura algo áspera.


7 de octubre de 2011

CUTIS GRASO

(*Cabeza de mujer Leonardo da Vinci. 1480. Óleo sobre tabla. 27x21 cm. Galería Nacional de Parma. Parma, Italia.)

CUTIS GRASO

Puede tener un tono obscuro y/o grisaseo; presenta espinillas en general y a veces barros; no se despelleja con facilidad; es elástico y con diámetro de poros abierto; aceitosa total; de sensación áspera/grasosa; el bronceado es parejo; no marcas de expresión; suda intensamente; permanece sin cambio en el frío y con sudor intenso con el calor; no presenta reacción al uso de agua y jabón; detiene producción de grasa momentáneamente con el uso de astringente; su textura es gruesa.