17 de junio de 2011

FRENTE AL ESPEJO


(* Frente al espejo. Impresionismo. 1876. óleo sobre lienzo. 92x71 cm. Museo Guggenhein. Nueva York. Edouard Manet.)


"Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia." 1 Timoteo 2:9a

Cuando escoges tu atuendo y te ves al espejo, ¿qué es lo que te motiva? ¿Despertar la lujuria de los hombres y la envidia de las mujeres u honrar a Dios al reflejar las bellas cualidades que Él está formando en ti?

Como mujeres que amamos a Dios, debemos concentrarnos en desarrollar un espíritu agradable y apacible, que es de gran estima delante de Dios, pues es por Él por quien hacemos todo lo que hacemos en la vida (1 P 3:3-4).

Quiero dirigirme a las señoritas: Si te enfocas en amar y obedecer a Dios, serás el hermoso regalo de Dios para el hombre que algún día será tu esposo (Proverbios 19:14). NO necesitas vestirte provocativamente para "atraparlo".

De lino fino y púrpura es su vestido. Fuerza y honor son su vestidura. Proverbios 31:22, 25.

Que nuestro exterior sea congruente con nuestro interior. El “lino fino y púrpura” que usaba la mujer virtuosa de proverbios era un reflejo de su interior de “fuerza y honor”, y para tener un exterior agradable no es necesario usar ropa cara de cierta marca, ni adornos extravagantes, de hecho, la elegancia comienza con la sencillez.

La modestia va de la mano con el buen gusto, que es el sentido común para ir vestida de la manera apropiada para la ocasión. 

Es bueno que las mujeres sepamos qué colores y formas nos quedan mejor, para tener una apariencia agradable que no sea de tropiezo para quienes nos rodean, por eso en las próximas entradas del blog te daré una guía de colores y formas para que sepas cuáles son los que mejor te van, para vestirte de forma femenina y decorosa que glorifique a Dios.

No hay comentarios: