21 de enero de 2011

LA EDAD MEDIA ALTA

(Ábside de San Pietro al Monte)

En 476 el último emperador romano, Rómulo Augusto, es depuesto por el germano Odoacro, este acontecimiento marca el fin del Impero Romano de Occidente y el inicio de la Edad Media.


Con fines didácticos dividiremos la Edad Media en Alta (s. IX-XI) y Baja (XII-XV).

EDAD MEDIA ALTA

Esta época está marcada por el dominio del sistema feudal. El proceso de la desaparición de las ciudades se vio acelerado por las invasiones germánicas, pues las ciudades ofrecían poca seguridad y presentaban continuas crisis de abastecimiento. La población poco a poco se trasladó al campo.

Al desaparecer las ciudades, el concepto de ciudadanía también se perdió. El derecho romano, que ofrecía igualdad entre ciudadanos, fue sustituido por las costumbres germánicas que basaban sus relaciones en la unión con el poder; se agrupaban en tribus formadas por familias cuyos miembros principales eran aquellos que tenían relación estrecha con el jefe.

En el año 800 el papa León III coronó a Carlomagno, quien fue el primer rey franco que adoptó la fe de la Iglesia Romana, por lo que el papa no dudó en apoyarlo dada la amenaza para la Iglesia de Roma por los musulmanes al sur de Europa, y las herejías de los germanos.

Carlomagno dividió administrativamente su imperio en poco más de 200 condados (dirigidos por condes). En los límites estableció las marcas (marquesados) cuya función era defender al imperio a cambio de cierta independencia. El imperio de Carlomagno no tuvo una capital establecida, aunque en sus últimos años hizo de Aquisgrán su residencia habitual.

Al morir Carlomagno, su imperio de repartió entre sus descendientes y, aunque bajo los Otones permaneció la idea del imperio, las luchas internas por el poder junto con las invasiones de los musulmanes al sur, normandos al norte y húngaros al este, dividieron políticamente a Europa occidental. La población buscó amparo en los nobles quienes controlaban pequeños territorios que heredaban a sus descendientes. Nacía el feudalismo.

En esta época existió muy poco comercio y de un sistema monetario se cambió al trueque.

Al desaparecer las ciudades, desaparecieron las escuelas; reinaba el analfabetismo (el propio Carlomagno no sabía leer ni escribir) que junto a las constantes tragedias por invasiones y epidemias, y al miedo por fin del mundo en el año 1000, dieron pie a una fe basadas en el miedo y la superstición; fue una auténtica edad oscura para la población.

Fue un periodo en el que el pontificado se empoderó. Su poder se demostró al ser el papa quien coronó a Carlomagno. La institución recibió numerosas tierras y los abades se convirtieron en la práctica en señores feudales. Los privilegios económicos y políticos del clero resultaron en simonía (compra de cargos eclesiásticos, llamada así por el relato que encontramos en Hechos 8). Se intentaron reformas pero ninguna afectó a la alta jerarquía eclesiástica.

Hubo poco avance científico. La Iglesia de Roma tenía en sus manos la cultura y se preocupaba por instruir a sus miembros principalmente para enfrentar a los teólogos y patriarcas de la Iglesia en Constantinopla quienes les disputaban el dominio sobre la cristiandad. Su enseñanza se basaba en las llamadas siete artes liberales (porque los que tenían acceso a ellas eran hombres libres, no los siervos) que se dividían en dos grupos:

1. El Trivium. Dialéctica, gramática y retórica.

2. El Quadrivium. Aritmética, astronomía, geometría y música.

Decían sujetarse a la autoridad de la Biblia, pero en la práctica lo estaban más al magisterio y filósofos y teólogos como Agustín y Aristóteles, a las ideas de éste último les dieron un carácter casi sagrado, lo que más tarde se convirtió en un estorbo para el desarrollo científico y la apertura a otros pensamientos filosóficos.

Se debe destacar la obra copista que tenía lugar en los monasterios y gracias a la cual tenemos reproducciones de obras antiquísimas.

Como ya mencioné, el pensamiento de Agustín de Hipona tuvo predominio en la Alta Edad Media, de hecho, la autoridad del papa por encima de los gobernantes políticos y bajo ninguna autoridad terrenal, tiene su base en su teoría de las “dos ciudades”.

En el arte vemos tres influencias principales:

• Clásica romana, uso de arcos, bóvedas y columnas.

• Iconografía originada en la tradición cristiana de roma.

• Influencia musulmana.

La música, como es de esperarse, fue fundamentalmente religiosa.