31 de diciembre de 2010

NO MÁS COMPRAS IMPULSIVAS

(City lights.Yamagata, 1981)

"En ella confía el corazón de su marido, y no carecerá de ganancias. Proverbios." 31:11


Esta es una temporada de regalos, ingreso extra y grandes descuentos que nos invitan a hacer compras imprudentes, y eso puede afectar nuestro matrimonio si resulta en una pérdida de confianza de nuestro esposo en nuestra capacidad para tomar buenas decisiones a la hora de administrar el dinero, claro que también él puede ser quien gaste de manera imprudente, pero me enfocaré en nosotras las mujeres.

Parte de nuestra responsabilidad como buenas administradoras del hogar es hacer compras sabias ¡todo un reto en un centro comercial lleno de rebajas y meses sin intereses! Pero podemos hacerlo con ayuda de nuestro Señor.

Piensa muy bien antes de comprar si es un gasto dentro del presupuesto y si realmente el artículo que compres vale la pena. Por ejemplo: Hay quien puede cambiar su guardarropa cada temporada, pero si no es tu caso y piensas gastar en un buen abrigo, entonces no te compres el que salió esta temporada pero que será evidente en el siguiente invierno que ya pasó de moda; prefiere uno de corte más clásico y que puedas usar durante varios inviernos, puedes darle el toque moderno con los pantalones, blusas y accesorios.

Que tu esposo pueda ir al trabajo con la tranquilidad de saber que no te estás endeudando. No desperdicies el dinero que juntos han ganado con tanto esfuerzo.

También en esto mostramos sabiduría y es un punto muy importante para edificar nuestro hogar. 

Es una bendición para un hombre tener una esposa prudente al hacer compras, es algo que la mayoría de los esposos valoran, agradecen y alaban en su mujer.

Ten en mente que ni verte al último grito de la moda, ni un aparato que te baje de peso sin esfuerzo (eso no existe), ni cualquier otra cosa material por el estilo, pueden satisfacerte de manera permanente, recuerda lo que realmente importa: lo eterno.

No hay comentarios: