22 de octubre de 2010

¿REALMENTE LO RESPETAS?

(* Paul Helleu Sketching with His Wife. 1889, John Singer Sargent)

“… que la mujer respete a su marido.” Efesios 5:33


Así como Dios sabe que nosotras necesitamos sentirnos amadas, también sabe que los hombres necesitan saberse respetados. 

Los varones suelen tener un ego muy frágil, y puede ser que tu esposo no sea la excepción; aunque se comporte como el más independiente y viril entre los hombres de la Tierra, te aseguro que necesita saber que lo respetas.

Debemos respetar a nuestro esposo, no porque se haya ganado nuestro respeto, sino por obediencia a nuestro Señor.

Respetar significa admirar, honrar, estimar, valorar.

¿Cómo expresar ese respeto de modo que tu esposo lo perciba?

Tú debes saber las áreas con mayor necesidad de reconocimiento en tu marido, aquí sólo te comento las que leí que son las más mencionadas por los hombres cuando se les pregunta al respecto.

DECISIONES - Está bien dar tu opinión de manera amorosa, objetiva y bien fundamentada, pero eso no te autoriza a usar el ¡TE LO DIJE! si su decisión no fue la correcta, hacerlo no ayuda y hiere.

FISICO - No te burles bajo ninguna circunstancia de algún rasgo físico, notorio o no. Hay algunas características físicas que se pueden cambiar como el sobrepeso o la falta de músculos, pero la manera de impulsarlo no es exponiéndolo ni menospreciándolo. Las palabras edificantes logran cambios positivos ¡y sin daños colaterales!

TIEMPO - Un momento de tranquilidad para leer, escuchar música o ver su deporte favorito satisfará su necesidad de descanso. El que tú no te des la oportunidad de relajarte no quiere decir que se la niegues a los demás. Todos (tú también) tenemos la necesidad de descansar.

INTELECTO - Pídele su opinión sobre asuntos de interés: la última noticia internacional o la reforma en la ley de impuestos, por ejemplo, y trata de escucharlo con atención y sin menospreciarlo.

HABILIDADES - Ya sea que las tenga en el deporte, tecnología, arte o cualquier otra área; una vez identificadas admíralas e impúlsalo a desarrollarlas.

TRABAJO - ¿Sabe él que valoras y agradeces su esfuerzo diario para proveer el hogar?

GUSTOS Y PASATIEMPOS - Si lo ridiculizas por el jersey verde con el enorme reno de nariz roja que usa cada Navidad, tal vez logres que no lo vuelva a usar, pero lo habrás alejado un poco más y la puerta del irrespeto mutuo estará más abierta; lo mismo sucederá si menosprecias sus otros gustos o intereses.

Si en algún momento debes opinar en las áreas anteriores recuerda hacerlo de manera edificante y positiva: con y por amor.

No hay comentarios: