29 de octubre de 2010

5 FORMAS DE DESPERDICIAR EL DINERO

(* 80 billetes de dos dólares. Andy Warhol, 1962)


¿Quieres ahorrar pero crees que no hay de dónde recortar tu gasto? Estas son algunas cosas de las que podemos prescindir para economizar. Aparentemente cuestan poco, pero al anualizar el monto te sorprenderás de lo que puede significar.


1. Botellas de agua

En vez de comprar botella de agua cada vez que sales, usa un contenedor y rellénalo.


2. Tomar café de franquicia

Déjalo para reuniones que lo ameriten, pero ir con frecuencia sólo por el café, no vale la cantidad de dinero que se gasta. Si realmente necesitas un café para el camino, cómpralo en las tiendas de conveniencia.


3. Cigarros

El sistema médico de la universidad de Maryland indica en su sitio en la red que fumar es la causa de muerte que más se puede prevenir en nuestra sociedad. De hecho, aproximadamente una de cada cinco muertes en los Estados Unidos de América son el resultado del uso del tabaco. Si eso no es suficiente, usa la calculadora del costo de fumar para ver el monto mensual y anual que este hábito mortal carga a tus finanzas (ten en cuenta que no incluye los inevitables gastos relacionados con la salud que seguramente enfrentarás)

4. Fiestas infantiles

El buen tiempo con la familia y amigos no lo determina la renta de un costoso salón o inflables para saltar. Tampoco un pastel comprado o dar bolsitas de dulces hacen la celebración especial (De hecho, conozco mamás que preferirían que no se dieran dichas bolsitas, porque limitar el consumo de los dulces al alcance de su hijo implica pasar un mal rato). Un cumpleaños puede ser realmente especial con un pastel hecho en casa (que pueden decorar juntos... ¡recuerda permitir al festejado “limpiar” el recipiente del betún!) y algunos de sus juegos preferidos organizados en el patio. Esto es particularmente cierto con los niños menores de 8 años, quienes disfrutan de casi cualquier cosa que implique azúcar y corretear con sus amigos.


5. Salir a comer

Llevar tu almuerzo hecho en casa no sólo es más saludable, también ahorrarás una considerable cantidad de dinero que podrás gastar en algo más. Si gastas $75 al día en comida, en un año habrás ahorrado $7500 sólo por llevar almuerzo dos días por semana.


Fuente: http://www.walletpop.com/blog/2010/10/19/9-top-ways-we-waste-money-2010/

22 de octubre de 2010

¿REALMENTE LO RESPETAS?

(* Paul Helleu Sketching with His Wife. 1889, John Singer Sargent)

“… que la mujer respete a su marido.” Efesios 5:33


Así como Dios sabe que nosotras necesitamos sentirnos amadas, también sabe que los hombres necesitan saberse respetados. 

Los varones suelen tener un ego muy frágil, y puede ser que tu esposo no sea la excepción; aunque se comporte como el más independiente y viril entre los hombres de la Tierra, te aseguro que necesita saber que lo respetas.

Debemos respetar a nuestro esposo, no porque se haya ganado nuestro respeto, sino por obediencia a nuestro Señor.

Respetar significa admirar, honrar, estimar, valorar.

¿Cómo expresar ese respeto de modo que tu esposo lo perciba?

Tú debes saber las áreas con mayor necesidad de reconocimiento en tu marido, aquí sólo te comento las que leí que son las más mencionadas por los hombres cuando se les pregunta al respecto.

DECISIONES - Está bien dar tu opinión de manera amorosa, objetiva y bien fundamentada, pero eso no te autoriza a usar el ¡TE LO DIJE! si su decisión no fue la correcta, hacerlo no ayuda y hiere.

FISICO - No te burles bajo ninguna circunstancia de algún rasgo físico, notorio o no. Hay algunas características físicas que se pueden cambiar como el sobrepeso o la falta de músculos, pero la manera de impulsarlo no es exponiéndolo ni menospreciándolo. Las palabras edificantes logran cambios positivos ¡y sin daños colaterales!

TIEMPO - Un momento de tranquilidad para leer, escuchar música o ver su deporte favorito satisfará su necesidad de descanso. El que tú no te des la oportunidad de relajarte no quiere decir que se la niegues a los demás. Todos (tú también) tenemos la necesidad de descansar.

INTELECTO - Pídele su opinión sobre asuntos de interés: la última noticia internacional o la reforma en la ley de impuestos, por ejemplo, y trata de escucharlo con atención y sin menospreciarlo.

HABILIDADES - Ya sea que las tenga en el deporte, tecnología, arte o cualquier otra área; una vez identificadas admíralas e impúlsalo a desarrollarlas.

TRABAJO - ¿Sabe él que valoras y agradeces su esfuerzo diario para proveer el hogar?

GUSTOS Y PASATIEMPOS - Si lo ridiculizas por el jersey verde con el enorme reno de nariz roja que usa cada Navidad, tal vez logres que no lo vuelva a usar, pero lo habrás alejado un poco más y la puerta del irrespeto mutuo estará más abierta; lo mismo sucederá si menosprecias sus otros gustos o intereses.

Si en algún momento debes opinar en las áreas anteriores recuerda hacerlo de manera edificante y positiva: con y por amor.

8 de octubre de 2010

MANCHAS DE GRASA

(Ale Planchando, 2000. Daniel Aguirre)


He aquí tres maneras de quitar las manchas de grasa de las telas.
  1. Antes de meter la tela en la lavadora, frótala en seco con lavavajillas.

  2. Lávala a mano con jabón de tocador (la marca "Palmolive" me ha funcionado muy bien).

  3. Por último, el clásico: Espolvorea la mancha con talco, deja pasar un rato, coloca encima un trozo de papel higiénico y pásale la plancha a temperatura baja.

1 de octubre de 2010

BUSCA LA SANTIDAD, NO UN MARIDO

(* On the heights. 1909, Curran)


"La mujer que no está casada y la doncella se preocupan por las cosas del Señor, para ser santas, tanto en cuerpo como en espíritu" 1 Corintios 7:34.

La sociedad presiona en cada etapa de la vida: “¿Cuándo te graduarás?" "¿Cuándo comenzarás a trabajar?”, “¿Cuándo te casas?”, pero los comentarios no termina ahí: “Y… ¿para cuándo los hijos?”, “Como que ya le hace falta un hermanito al bebé, ¿no?”, “¿Ya pensaste en qué escuela meterlos?”, “Mejor comienza a ahorrar para su fiesta de 15 años”, "Ya hueles a suegra", “Diles que ya quieres nietos”... 

Seguramente todas hemos sentido este tipo de presión en algún momento, pero me quiero dirigir a ti, mi preciosa amiga soltera, para decirte que cada etapa de la vida tiene bendiciones muy particulares que no podrás disfrutar en otra circunstancia. En cada etapa Dios está en control y tiene un propósito, así que si eres soltera, ¡disfrútalo! Y, sobre todo, obedece la instrucción de Dios de preocuparte "por las cosas del Señor, para ser santas, tanto en cuerpo como en espíritu."

En la vida de una soltera, -como de cualquier mujer-, la pregunta que merece ser contestada no es “¿Cuándo llegará mi príncipe azul a rescatarme?” sino “¿Estoy haciendo la voluntad de Dios?”

Ahora que estás soltera tienes la gran oportunidad de enfocarte en las cosas de Dios: Puedes dedicarte a conocerlo y servirle sin tener preocupaciones como las que trae el tener un esposo.

No estoy diciendo que es malo estar casada, o que el matrimonio no es algo deseable, sino que no es algo por lo que te debas afanar, teniendo la expectativa falsa de que un hombre que te ame te hará feliz.

Si crees que tener un hombre a tu lado te dará un sentimiento permanente de satisfacción, te aviso: NO será así. 

Ningún estado civil puede darte el gozo y la paz que son fruto del Espíritu. Sólo nuestro Señor puede satisfacerte y nunca fallarte. Busca tu plenitud en Él, de tal modo que si llegas al matrimonio, sea para continuar haciendo Su voluntad, y juntos, tu esposo y tú, ser cada uno un instrumento de Dios para su mutua santificación; para seguir creciendo en la gracia y conocimiento de nuestro Señor para Su gloria.

Nuestra meta debe ser la misma casadas o no: Que Cristo sea formado en nosotras (Gá. 4:19). 

Dios sabe si en tu proceso de santificación es necesario o no que te cases, y cuándo. 

Así que, por favor, no te afanes tratando de conseguir marido con artimañas propias de mujeres que no conocen a Dios; recuerda que Él sabe lo que es mejor y tiene todo en control.