20 de agosto de 2010

¿PARA QUÉ ES EL ÍNDICE DE MASA CORPORAL? (IMC)

(* Frente al espejo. Manet, 1876)

Primero quiero hacer hincapié en que no nos dejemos llevar por los modelos de belleza que nos dictan los medios, la mayoría de veces son irreales y nocivos para nuestra salud ya que manejan pesos y medidas peligrosamente por debajo de lo recomendado.

Si nuestra meta es lograr un es estilo de vida saludable, nuestra apariencia mejorará como consecuencia; en cambio, cuando la meta es vernos como la portada de la revista, podemos hacer cosas que perjudiquen nuestra salud para lograrlo.

Aceptemos cada etapa de nuestra vida disfrutando al máximo los nuevos retos y posibilidades que trae consigo y no añoremos las glorias pasadas. No pretendamos a nuestros 30 tener la piel de cuando teníamos 15, ni nos afanemos a los 50 por tener el cuerpo de antes de ser madres. Seamos equilibradas y cuidemos nuestro cuerpo por salud, no por vanidad.

Tengamos en mente que la belleza más importante es la que está en nuestro interior y que somos tan valiosas que se ha pagado un precio insuperable por nosotras: La sangre de Cristo.

Procurar un estilo de vida saludable, en la mayoría de los casos, se manifestará en la ausencia de sobrepeso; claro que hay mujeres con problemas de salud que les impedirán tener resultados óptimos, si es tu caso no te desanimes, lo importante es que sigas las indicaciones del profesional de la salud para tu cuidado, así lograrás mejorar tu calidad de vida.

Aquí cabe la pregunta “¿Cuál es el peso adecuado para mí?”

Bien, te recomiendo que vayas con tu médico para una información más precisa, pero en general, te puede ser útil esta información:

La composición del cuerpo puede clasificarse como si tuviera dos componentes: el peso sin grasa, que es más o menos 70% agua, y la grasa corporal.

El cuerpo necesita cierta cantidad de contenido graso al que se llama grasa esencial pero el exceso de grasa puede traer problemas de salud.

El nivel de conocimiento que se tiene en la actualidad NO puede determinar con exactitud el peso o el porcentaje de grasa óptimos para la salud. No obstante se han desarrollado algunos métodos de escrutinio para su valoración como el índice de masa corporal (IMC).

El IMC es útil para determinar si se tiene el sobrepeso o por el contrario, si se está por debajo del recomendado.

Para obtener tu IMC es necesario saber tu peso en kilogramos y tu estatura en metros. Luego aplica la siguiente fórmula:

IMC = Peso corporal en kilogramos / (estatura en metros)2

(tu peso entre el cuadrado de tu estatura)


Ahora compara los resultados:

Menor que 18.5- Puede indicar desnutrición o enfermedad grave.

18.5 a 25- Es el rango de peso saludable, con poco riesgo.

25 a 30- Sobrepeso; en mayor riesgo de problemas de salud.

Mayor que 30- Obesidad, indica más de 20% sobre el peso saludable.


Como lo mencioné antes, el IMC NO evalúa la composición del cuerpo, por ejemplo, un fisicoculturista puede tener un IMC elevado sin ser por ello obeso. Por eso, es bueno complementar lo anterior con la medida del tamaño de la cintura.

Lo que puede afectar la salud tal vez no sea la cantidad de grasa que se tiene sino dónde se localiza. El aumento en los riesgos de salud está relacionado con una circunferencia de la cintura mayor de 80 cm en las mujeres latinas y de 90 cm en varones.

Si quieres bajar (o subir) tu IMC a un nivel deseable, digamos 22, utiliza la siguiente fórmula para saber cuánto debes pesar:

Peso deseado = IMC deseado x (estatura en metros)2

Insisto, lo anterior es sólo para darte una idea de tu estado, consulta siempre con tu médico.