2 de abril de 2010

EXPECTATIVAS

(* The bridal couple. Marc Chagall)

"Alma mía, espera solamente en Dios, pues de Él viene mi esperanza.

Sólo Él es mi roca y mi salvación, mi refugio, nunca seré sacudido. En Dios descansan mi salvación y mi gloria; la roca de mi fortaleza, mi refugio está en Dios" Salmo 62:5-7.


* Una linda casa en un buen vecindario

* Un auto del año

* Una cocina equipada con la última tecnología

* Un guardarropa nuevo

* Viajes frecuentes

* Un esposo ordenado

* Un esposo que prefiera conversar a ver partidos de fútbol

* Un esposo que me aprecie y lo exprese verbalmente

* Un esposo que sirva en la iglesia y en la casa

Puede que tengas una o más de estas expectativas u otras que al no cumplirse te hacen sentir frustrada e insatisfecha.

Ninguna de nosotras llegamos al matrimonio deseando ser infelices, pero tampoco deberíamos esperar que el matrimonio nos haga felices.

Nuestra fuente de felicidad debe ser Dios, no nuestra circunstancia.

Es injusto demandar que tu esposo llene todas tus expectativas, él es sólo un hombre finito y falible a quien puedes llegar a agobiar con tus demandas no satisfechas.

Por eso, si quieres dejar de sentirte desilusionada y frustrada por expectativas no cumplidas por tu esposo debes darte cuenta de una verdad obvia pero no por ello aceptada:

TU ESPOSO NO ES DIOS.

La única persona que te puede dar una vida abundante y satisfacer plenamente tus necesidades es Dios.

Por más excelente persona que sea tu esposo no puedes descansar en él, tienes que hacerlo en Dios y sólo en Él, porque así, no sólo estarás confiada y segura, sino que quitarás de los hombros de tu esposo una carga innecesaria.


Recuerda que tú no lo vas a cambiar, no eres el Espíritu Santo, lo que te toca es amarlo y respetarlo, ayudarlo a crecer, más por inspiración que por imposición.

Cada expectativas puesta en tu cónyuge para satisfacer tu alma, es como una mina que tarde o temprano puede explotar, porque los humanos, tarde o temprano, fallamos.

2 comentarios:

CARMEN CASTILLO dijo...

Excelente amiga!! Esto tambien incluye a las solteras porque muchas esperamos casarnos con nuestras espectativas y ser feliz cuando obtegamos a ese hombre perfecto sin disfrutar a Dios y lo que el hace en nuestra vida.
Gracias!!!

Dulce dijo...

Es verdad Carmen, no importa la etapa o circunstancia en la nos encontremos, ¡podemos encontrar nuestra plenitud en Dios y vivirla al máximo!
Gracias por tu comentario amiga.