26 de febrero de 2010

DISCIPLINA Y SANTIDAD


(*Girl. Bourguereau)


En ésta breve entrada sólo quiero enfatizar un punto: La disciplina es necesaria para el crecimiento espiritual del creyente, pero no santifica.

Es la gracia de Dios la que nos anima y nos da la capacidad para disciplinarnos. 

Vemos un ejemplo de la obra de la gracia en la vida de Pablo en 1 Corintios 15:10.

También es Pablo quien, hablando de preceptos puestos por hombres, como “no manipules, no gustes, no toques”, nos dice que “Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato con el cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne”. Colosenses 2:23.

La disciplina NO produce en nosotras la santidad que nos aparta de los impulsos de la carne, eso sólo lo puede hacer Dios. 

Es el Espíritu de Dios en nosotras quien nos da el poder para actuar, poder para “hacer morir lo terrenal” en nosotras y no satisfacer a nuestra carne.

Por eso, dejemos de intentar disciplinarnos en nuestras fuerzas y reconozcamos nuestra dependencia del Señor y acudamos a Él

Estrechemos nuestra relación con Él, crezcamos en Su conocimiento.

Es necesario que estudiemos la Palabra de Dios con el propósito de conocerlo más y obedecerlo, esto es fundamental, pues al hacerlo tendremos una vida espiritual madura,  sin caer en ascetismo ni en religiosidad farisaica. El resultado de conocer y obedecer a Dios será la conformación interior a la imagen de Cristo.

El Espíritu Santo que mora en nosotras usa la Palabra de Dios que conocemos para santificarnos, para transformarnos a la imagen de Cristo. 

Las invito a que leamos y meditemos en el Salmo 119, pues en ese pasaje vemos las maravillas de la Palabra de Dios y cómo obra en nuestra vida.

19 de febrero de 2010

PRÁCTICAS PARA DISCIPLINARNOS

(*La condesa de Haussonville. Ingres)

¿No saben que los que corren en el estadio, todos en verdad corren, pero sólo uno obtiene el premio? Corran de tal manera que lo obtengan.

Y todo el que compite en los juegos se abstiene de todo. Ellos lo hacen para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible.

Por tanto, yo de esta manera corro, no como sin tener meta; de esta manera peleo, no como dando golpes al aire, sino que golpeo mi cuerpo y lo hago mi esclavo, no sea que habiendo predicado a otros, yo mismo sea descalificado. 1 Corintios 9:24-27.

En la entrada titulada “Razones de peso” 
(www.mujerdexcelencia.blogspot.mx/2010/01/razones-de-peso.html) hablé de la importancia del carácter cristiano, específicamente de la necesidad de ser disciplinadas. Pero, si satisfacer nuestros deseos es tan agradable, ¿por qué querer disciplinarnos?

Nosotras, hijas de Dios, creemos que la Biblia es la Palabra de Dios y LA VERDAD (Juan 17:17), entonces busquemos en ella el por qué es necesario disciplinarnos. Hay muchos versículos que hablan al respecto, aquí solamente daré uno:

1 Corintios 6:20. Pertenecemos a Dios, por eso, todo nuestro ser y todo lo que hagamos debe ser para Su Gloria.

Una vez que hemos buscado y encontrado en la Biblia las razones y la motivación correctas para disciplinarnos, pidamos a Dios que nos ayude a hacerlo, no es algo que podamos o debamos hacer en nuestras fuerzas, es el Espíritu Santo que mora en nosotros quien nos capacita para obedecerlo. 

Lo que sí nos toca hacer es dar los pasos de obediencia necesarios.

La disciplina de mi amado es una de las cualidades que Dios le ha dado que más admiro y agradezco, reconozco que bendice y facilita mi vida. Él es para mí un ejemplo de disciplina y por eso pienso que puede ser útil compartir 3 de sus prácticas:

1. Gobernar nuestros deseos. Hagamos lo correcto aunque no nos agrade, y hagámoslo con buena actitud; también de vez en cuando neguémonos a satisfacer un deseo aunque éste no tenga nada de malo. 
Negarnos "un gustito" de vez en cuando nos ayudará a fortalecer nuestro carácter y poder decir que no a tentaciones más grandes. 1 Co. 9:27.

3. Tengamos un horario. Efesios 5:16 es un mandato, no una sugerencia. Ponerle hora a las actividades que debemos realizar en el día, o sea, tener un horario, puede ayudarnos a aprovechar bien el tiempo, también nos permitirá establecer las cosas que realmente son necesarias y las que no lo son; hacer un horario ayuda a establecer prioridades.

2. Seamos ordenadas. Ya escribí sobre este tema en: www.mujerdexcelencia.blogspot.mx/2009/09/el-orden.html

Que Dios nos ayude a ser mujeres más disciplinadas para servirle mejor y glorificarlo en cada área de nuestra vida.

12 de febrero de 2010

AMOR INCONDICIONAL

(Los enamorados. 1923, Picasso)

He estado pensando en lo maravillosos del amor de Dios por nosotros específicamente por cuanto “siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”. No nos amó porque primero nos comenzamos a portar bien, Él nos amó sin que hubiéramos hecho algo para merecerlo.

Esa es la clase de amor necesaria en el matrimonio. Cualquier otro aprecio se quedará corto y será insuficiente tarde o temprano.

Por ejemplo, si un esposa ama a su esposo porque él es __________ (pon la cualidad que quieras), ¡Qué tentación cuando entre en escena alguien superior en esa área! En cambio, si lo ama sin que él haya hecho algo para ganarse su amor, ella le está dando amor verdadero, sin condiciones ni requisitos.

Esta clase de amor (sin condiciones) es el amor que se describe en 1 Corintios 13:4-8. 

No es un amor ciego, pues está consciente de las faltas en la otra persona pero, a pesar de eso, la ama sin pedir nada a cambio. Como este amor no depende de la persona que lo recibe, tampoco está en su mano el que termine.

¡Qué maravillosa bendición saberse amado de esta manera!

Un amor incondicional de esta clase no es un sentimiento o un proceso hormonal, que surge de la nada y así también se puede evaporar.

Esta clase de amor es el resultado de la obra de Dios en nuestra vida.

Sólo podemos dar esta clase de amor cuando andamos en el Espíritu, pues ese amor es el fruto del Espíritu en nosotros (Gálatas 5:22). Por eso Jesús pudo mandar a sus discípulos amarse de esta manera. 


Hermana, tú y yo deseamos obedecer a nuestro Padre celestial, y algo que nos manda es amar a nuestro esposo (Tito 2:4), esto no será algo que podamos lograr mediante nuestro propio esfuerzo, pero podemos confiar en que será parte de Su hermosa obra en nosotras conforme lo conocemos y obedecemos.

5 de febrero de 2010

RAZONES DE PESO (parte 2)

(*El espejo de vestir. Berthe Morisot, 1876)

En cuanto a la actividad física, he escuchado un pretexto citando un versículo para no hacer ejercicio: <<Pablo dice que el ejercicio “para poco es provechoso”>>, pero OJO, el contexto es la comparación de las disciplinas de un atleta y las disciplinas que sirven para ejercitar la piedad. En nuestro caso, repito, no se trata de tener un cuerpo atlético, sino de cuidar de manera responsable lo que Dios nos dio, en este caso, nuestro cuerpo, el cual al final de cuentas no nos pertenece porque "...habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios". En el contexto inmediato habla de no fornicar, pero una aplicación de que nuestro cuerpo sea templo de Espíritu Santo y que le pertenezca a Dios es no pecar con él, y la gula y la pereza son pecados, debemos cuidar sabiamente nuestro cuerpo para la gloria de Dios.


En lo personal creo que no sólo la mujer de proverbios 31, sino la mayoría de las mujeres en tiempos bíblicos no necesitaban acudir a un gimnasio para tener buena condición física. Echemos un vistazo a algunas de las actividades de la mujer de proverbios y de algunas otras mujeres en la Biblia.

Iba por sus víveres lejos Pr. 31:14, madrugaba v15, cuidaba su alimentación v27, sin duda tenía músculos como para llevar a cabo las muchas labores que realizaba v17. Otras mujeres iban por agua al pozo Gn. 24:16-20; amasaban grandes cantidades de harina (21k aprox.) Gn. 18:6; espigaban y desgranaban Rut 2:17.

En contraste, nosotras ¡vamos a la tienda de la esquina en automóvil! Por eso es necesario compensar la falta de actividad física con una rutina regular de ejercicio, no necesariamente en el gimnasio. Si quieres saber de alguna rutina, escribí algunas recomendaciones en esta sección de los meses de febrero a abril.

Bueno, pero y ¿qué tiene que ver el carácter? Hagamos un rápido análisis: 

¿Qué es lo que necesitamos para cerrar la boca y no comer de más? Dominio propio
¿Qué debo desarrollar para hacer un menú saludable (semanal, quincenal o mensual) y no comprar demás en el super? Disciplina 
¿Cómo le hago para seguir y no claudicar mientras desarrollo buenos hábitos? Con perseverancia.

Para ayudarte en este proceso de adquirir un estilo de vida saludable, he estado escribiendo sobre esto en algunas entradas del blog. 

Es mi oración que juntas podamos avanzar día a día en nuestro andar diario con el Señor y eso se refleje en todas las áreas de nuestra vida.

Te recomindo visitar http://www.todoennutricion.org/