1 de enero de 2010

LA IMPORTANCIA DEL PERDÓN (parte 1)

(*El abrazo. Steinlen)

Un buen tema para comenzar el año, ya que si tu matrimonio es como el mío, formado por dos personas imperfectas, la práctica del perdón es de suprema importancia... Bueno, y no sólo en el matrimonio sino que en todas nuestras relaciones.

La falta de perdón destruye no sólo las relaciones sino la vida de quien no perdona ya que permanece con la herida abierta, cada vez que piensa en la ofensa se va llenando de amargura, autocompasión y deseo de venganza, de modo que la mayor afectada ella misma.

La amargura es contagiosa, contamina todo el hogar porque se manifiesta en conversaciones no edificantes que conducen a la alienación de los hijos y de otra gente expuesta a ellas creando división.

La autocompasión es una demostración de orgullo. La autocompasión nos lleva a culpar a otros de nuestras malas decisiones, malas acciones y problemas, pero en la Palabra de Dios se nos enseña a obrar de manera distinta, veamos el ejemplo de José (Génesis 45:4-8). José no mostró autocompasión, tuvo la madurez para aceptar la responsabilidad que le tocaba y no se centró en sí mismo, sino que puso sus ojos en Dios y pudo ver Su mano en todo por lo que había pasado. 

Al igual que José, cuando perdonas puedes ver a quien te ofendió como un instrumento de Dios para tu crecimiento y santificación. 

La venganza. Lo que realmente indica quien desea tomar la vengaza en sus manos, es que Dios no es justo, y por eso él o ella debe darle "su merecido" a quien le hizo daño. ¡Cree que puede hacerlo mejor que Dios mismo!

Como vemos, cuando nos negamos a perdonar mostramos que somos soberbios.

Pero, la razón fundamental para perdonar es que Dios lo ordena (Efesios 4:32, Colosenses 3:13)

Por lo anterior, sin importar lo grave o antigua que sea la ofensa, si no perdonamos estamos deliberadamente desobedeciendo a Dios.

La buena noticia es que si Dios manda que perdonemos es porque como hijas suyas nos da la capacidad de hacerlo, y al obedecerlo nosotras somos las más beneficiadas.

No hay comentarios: