25 de septiembre de 2009

CUIDADO DE LAS MANOS.

(Mujer con abanico. Picasso, 1905)

Con nuestras manos expresamos muchas cosas: ternura y amor cuando acariciamos, alegría y emoción al aplaudir comprensión y solidaridad al apretar otras entre ellas, y hay quien como yo, no puede platicar sin moverlas. Confieso que ya hace bastante tiempo que no me ocupo de ellas pero he decidido que ya es hora de volverlo a hacer. Quisiera compartir unos consejos que encontré para mantenerlas bellas.


Cuidado cotidiano

Al lavar la loza, ropa y usar algún producto químico, usa guantes. Puede ser molesto pero con el tiempo te acostumbrarás.

Es muy importante secarte bien las manos y aplicarte una buena crema humectante después.

Usa guantes al conducir tu automóvil para evitar exponerlas al sol, en veranos puedes encontrar guantes ligeros de algodón que te servirán bien. La mayoría de manchas que aparecen con la edad (llamadas Fleur de pantheón)son por exposición al sol.

Ejercicios

Después de hacer cualquier actividad que ejercite los tendones, haga mover los dedos o caliente las manos (escribir en el teclado, hornear, etc.) cuida de no exponerlas al frío.

El calentamiento que nos ponían en la escuela de hacer círculos con las muñecas.

Unas cinco veces al día, abre y cierra los puños con fuerza por algunos minutos.

Presiona desde la punta de los dedos hacia la palma.

Exfoliantes

Sirven para quitarnos células muertas y mantener unas manos suaves y de aspecto saludable.

La receta más fácil que conozco es mezclar una cucharadita de azúcar por cinco de tu crema de preferencia. Masajea tus manos con la mezcla y luego enjuaga con agua tibia. Sécalas bien y aplica tu crema hidratante favorita.

Combina harina de maíz y agua de rosas para formar una pasta, frótala y enjuaga. Sigue los dos últimos pasos de la receta anterior.

Suavizantes
La mezcla en partes iguales de agua de rosas con glicerina suaviza las manos.

No hay comentarios: