30 de octubre de 2009

CUIDADO DE LAS MANOS: UÑAS

(Mujer con abanico.1905, Picasso)

Si bien no podemos darles un día de descanso a la semana, sí podemos darles a nuestras uñas el cuidado que requieren para mantenerse no sólo bellas, también saludables.
  • Usa guantes de hule para evitar el contacto con productos químicos.
  • No te dejes el esmalte de uñas por mucho tiempo pues las puede manchar. Retíralo periódicamente para permitir que tus uñas respiren.
  • Limar tus uñas las fortalece.
  • Evita las temperaturas extremas pues resecan las uñas.
  • Dicen que el aplicar ajo directamente en las uñas las fortalece pero el olor puede resultar desagradable, tenlo en cuenta al elegir el momento para hacerlo.
  • Masajéalas con aceite de almendras o el humectante de tu preferencia.
  • Puedes usar un exfoliante hecho en casa con sal, jugo de limón y aceite de almendras. Mezcla los ingredientes para crear un apasta y masajea tu uñas. Úsalo preferentemente por la noche y enjuaga muy bien para evitar que el limón te manche las manos al exponerte al sol.

23 de octubre de 2009

LA BASE DEL ÉXITO MATRIMONIAL

(Sisley y su mujer. Renoir, 1868)

Infelicidad, insatisfacción y conflicto son palabras que están en la realidad conyugal de muchos. Oímos de hombres que son machos insensibles que oprimen a la mujer y mujeres que han olvidado su femineidad y están orgullosas de desempeñar el rol masculino.

Ésto no es nuevo, a lo largo de la historia ha habido machismo y feminismo en este mundo. Hombres y mujeres egoístas viendo cada uno por lo suyo y peleando por hacer valer sus intereses sobre los de otros. ¿Cómo impedir que estas tendencias afecten nuestra unión?


Dios dice en Su Palabra que el origen de este conflicto entre el hombre y la mujer es el pecado (Génesis 3), por ello, la única manera de vencerlo y vivir en la plenitud que Dios planeó para el matrimonio, es que los cónyuges reciban el regalo de la salvación de Dios, y permitan que sus vidas sean transformadas. Sólo así podremos obedecer, por ejemplo, la instrucción de Dios de amarnos unos a otros como Él nos ha amado, esto no da lugar al egoísmo y por tanto nos permite poner las necesidades de nuestro cónyuge antes que las propias.

En otras palabras, la única cosa en la que se puede fundar y sustentar la felicidad y el éxito matrimonial, es andar en el Espíritu, entendido ésto no como la experiencia de un momento de éxtasis místico, sino como el vivir bajo el control del Espíritu Santo obedeciendo la Palabra de Dios. Este andar se manifiesta en un gozo que nos lleva a alabar a Dios, en un corazón agradecido y una mutua sumisión (Efesios 5:18-21).

Pueden leerse muchos libros que nos informen sobre herramientas para tener un buen matrimonio, sobre la importancia de una buena comunicación, del romanticismo y muchas otras cosas que, si bien son importantes, no nos confundamos, nunca serán un sustituto de la única base firme para el éxito matrimonial. Si queremos que nuestra relación sea todo lo que Dios diseñó que fuera, debemos considerar lo que Él dice acerca del origen del problema y su solución. No nos conformemos con mejorar ciertas áreas de nuestra relación para hacerla llevadera cuando podemos vivir en la plenitud de la experiencia matrimonial.

No quiero implicar que no vaya a haber desacuerdos, pero cuando estamos en esa relación de amor y sumisión a Dios, los buscaremos resolver sabia y amorosamente.

Lo más importante para tener la bendición de un matrimonio dichoso y satisfactorio no son nuestras circunstancias sino nuestra relación con Dios, pues es en el hogar donde sale a relucir el verdadero carácter y la madurez o inmadurez espiritual, es allí donde más se convive con otra persona en toda clase de situaciones, es decir, es en el hogar donde vivimos nuestro cristianismo.


Si como pareja procuramos obedecer Su palabra, nuestro matrimonio será una diaria experiencia de gozo, plenitud y mutua edificación.

16 de octubre de 2009

GRECIA

(Partenón)


Inicialmente la Hélade abarcaba la península de Peloponeso, el estrecho de Corinto, el este de Grecia continental y numerosas islas del Mar Egeo. Más tarde se extendió por las costas e islas de todo el Egeo, sur de Italia y Sicilia, toda la costa del Mar Negro, el este del Mar Jónico, la costa del Mar Adriático, la costa sur de Asia Menor, la costa africana de la Cirenaica y algunos puntos del sur de Francia y de España.

En este vasto territorio, la ciudad de Atenas destacó como principal centro cultural.

Sus principales actividades económicas fueron en un inicio la agricultura (vid, olivo y algunos cereales) y ganadería así como la pesca en las islas.

Con el tiempo, el comercio marítimo fue adquiriendo importancia hasta convertirse en una actividad clave para la economía. La industria naviera creció tanto que Atenas llegó a construir más de 180 trirremes en tiempos de Temístocles.

El uso de las monedas fue tomado de los fenicios para su elaboración utilizaban plata.

Hacia los siglos IX y VIII a.C., surgieron las polis en las que la monarquía fue sustituida por oligarquías de aristócratas terratenientes que defendían los intereses de los eupátridas (bien nacidos), éstos estaban organizados en genos o familias. Sin embargo, el comercio hacía que parte de la riqueza estuviera en manos de grupos no aristócratas y sin poder político, eso fue dando lugar a la idea de ciudadanos con responsabilidades y derechos. Se llegó al surgimiento de legisladores y a una nueva concepción social que atendió más al criterio de riqueza que de linaje, y así se estableció la categoría de ciudadano libre para designar a los individuos con iguales derechos ante la ley. Esta figura se consolidó en la democracia (el hombre se gobierna a sí mismo) ateniense del siglo V.

Es en Grecia donde surge la filosofía (el hombre se cuestiona su propia existencia), con el hombre como centro del universo, aunque este concepto ya se dejaba ver en su mitología de dioses a la medida del hombre. Su cosmovisión estaba entre el mito y el logos. El mito (explicación primitiva que recurría a la sola imaginación para encontrar respuestas) dio lugar a la compleja narración que fue su mitología, a la vez que el logos (atiende a la razón para plantearse no sólo respuestas, sino preguntas que explicaban la realidad), originó la sistemática y racional respuesta filosófica. 

Su deseo de conocer el origen del mundo derivó en avances geográficos, astronómicos y matemáticos; su inquietud por conocer al hombre condujo a la historia y la medicina. Por ejemplo, aunque las teorías geocéntricas prevalecían, Platón consideró el heliocentrismo y Eratóstenes realizó la primera medición de la Tierra; Arquímedes estudió la hidrostática; la escuela de Pitágoras hizo importantes descubrimientos: números primos y compuestos, teoría de los intervalos musicales proporcionales a la longitud de la cuerda y en medicina descubrieron el nervio óptico, en este campo destaca el trabajo de Hipócrates de Cos.

En cuanto al arte, hubo dos culturas fundamentales en su desarrollo: Creta y Mecenas. Podemos dividir la historia del arte griego en etapas:

Arcaica (VIII-VI a.C.)
De ésta época son la aparición de los primeros templos monumentales de piedra de estilo dórico.
Las esculturas carecen de movimiento aunque pretenden dar esa sensación.
Las pinturas características son figuras negras sobre fondo rojo.

Clásica (V-IV a.C.)
En la arquitectura no se abandona el estilo dórico, pero se usa también el estilo jónico y el corintio al final del periodo. Destacan el Partenón y el templo de Zeus.
En la escultura se establecen reglas de proporción ideal para el cuerpo humano. Se busca el perfeccionamiento de la técnica para expresar movimiento.
Los cambios en la pintura comienzan con figuras rojas sobre fondos negros y ya avanzada esta etapa cambian a figuras blancas sobre fondo oscuro, cada figura tiene su propio espacio independiente de los de las figuras próximas.

Helenística (330-30 a.C.)
Es este periodo, el arte tiene una actitud barroca.
Los arquitectos ampliaron sus intereses a lo urbano, surgiendo así las primeras teorías urbanísticas de occidente para hacer de las ciudades lugares bellos y cómodos.
Se comenzaron a hacer esculturas con temas de la vida diaria como “el niño de la oca” o “la anciana borracha”. Destacan “Laoconte y sus hijos”, “La lucha de los dioses contra los gigantes” y “ La Venus de Milo” que intenta volver al clasicismo.
La decoración con mosaico tuvo gran importancia en esa época.

En cuanto a la música, los estudios teóricos se atribuyen a Pitágoras, en cuya escuela se enseñaba la música como parte de una disciplina para la elevación moral. Estos estudios no influyeron la música popular que se tocaba para acompañar poemas épicos, en ceremonias religiosas y cívicas.

Este es el sistema filosófico que imperaba entre los gentiles en la época del apóstol Pablo, por eso, al estudiar sus cartas y el libro de los Hechos de los apóstoles podemos ver lo falso y contrario que era a la Palabra de Dios. 

Dios nos libre del humanismo, de creer que nosotros somos lo más importante en vez de Dios, y también nos libre de la idolatría: de hacernos una imagen de Dios a nuestra conveniencia, como lo hicieron los griegos que atribuían a sus dioses debilidades y vicios humanos. 

Sólo mediante el estudio de la Palabra de Dios, la Biblia, podemos conocer a Dios y saber cómo servirlo y adorarlo como a Él le agrada. Así evitaremos caer en idolatría haciéndolo a nuestra manera.

9 de octubre de 2009

EL SERVICIO

(La pequeña doncella campesina. 1882, Camille Pissarro)

"Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres" Colosenses 3:23.

Me gustaría que consideráramos brevemente dos aspectos de nuestro servicio.


1. El servicio en la congregación.

Tener un ministerio o nombramiento específico en nuestra iglesia local NO es sinónimo de servir a Dios, pues nuestra motivación puede ser incorrecta. 

Podemos, por ejemplo, ser parte del coro o maestras de la escuela dominical y, no obstante, estar sirviendo a los hombres o a nosotras mismas y no a Dios. Esto pasa cuando nuestra motivación es que nos admiren, nos valoren, nos noten o cualquier otra que no esté enfocada en glorificar a Dios.

Al estar en una posición donde somos vistas o donde se nos ha dado cierta autoridad, es fácil caer en orgullo

Analicemos nuestra motivación: ¿haríamos lo que hacemos con la misma excelencia aun cuando nadie nos viera? ¿Nos creemos superiores a otros por la actividad que desempeñamos? ¿Nos desalentamos si los otros no aprecian lo que hacemos? Cuidemos nuestro corazón para que el orgullo no nos desvíe de la correcta motivación de nuestro servicio.


2. El servicio fuera de la congregación.

Muchas veces esperamos tener un área específica de servicio dentro de la iglesia para entonces considerar que realmente estamos sirviendo. 

Si bien es bueno y necesario servir a la iglesia, es importante hacer del servicio un estilo de vida. Jesús no se limitó a servir en la sinagoga o en el templo, su vida estaba consagrada a servir al Padre aunque no tuviera un nombramiento oficial dentro de la jerarquía religiosa de su tiempo.

Hagamos del servicio a Dios nuestro estilo de vida. Para algunas de nosotras es más fácil servir a Dios en un ambiente cristiano que fuera de él, sin embargo, debemos glorificar a Dios en todo. Si estamos siendo obedientes a nuestro Señor, sabemos que estamos donde Él quiere que estemos, entonces, sirvámosle también allí: en la escuela, en el trabajo, en el hogar, donde sea que Él nos haya puesto.

2 de octubre de 2009

PAY DE CALABAZA

(*Calabazas, higos, bota de vino y cesto. Luis Eugenio Meléndez)


Ingredientes:
* Pasta300 gr harina
* 100 gr azúcar glass
* 1 pizca de sal
* 200 gr de mantequilla
* 2 yemas
* 1 cuchardita de ron
* Gotas de ½ limón
Relleno
* 2 tazas de pulpa de calabaza de castilla cocida, sin cáscara y semillas
* ½ tz. de azúcar estándar
* ½ tz. de azúcar morena
* 1 cdita. canela en polvo
* ½ cdita. de jengibre en polvo
* ¼ cdita. de nuez moscada
* ¼ cdita. de clavo en polvo
* 1 pizca de sal
* 3 huevos (batidos con tenedor)
* ½ taza de leche
* 2 cdas. de crema
Decorado
* ¼ tz. crema para batir
* 3 cdas de azúcar glass cernida


Preparación:
1. Pon en el procesador todos los ingredientes para el relleno hasta que estén bien integrados. Reserva.
2. Mezcla todos los ingredientes para la pasta hasta formar una masa homogénea.
3. Forra las paredes y base de un molde desmoldable para pay.
4. Vierte el relleno. Si deseas puedes cubrirlo con tiras de pasta intercaladas.
5. En el horno previamente calentado, hornea por 35 min. O hasta que esté cuajado el relleno.
Decorado
1. Bate a punto de chantilly la crema y agrega el azúcar hasta integrarse.
2. Deja enfriar, desmolda y decora con la crema batida con la ayuda de una duya.