28 de agosto de 2009

LA ETIQUETA NO LO ES TODO

(Cena a la luz de la lámpara. 1899 Felix Vallotton)


Queridas amigas, el propósito de las buenas maneras no es menospreciar a otros. La esencia de los buenos modales es mostrar respeto por los sentimientos y las necesidades de los demás. Hacemos a un lado el egoísmo y mostramos cortesía. Es una de las maneras más sencillas y cotidianas de practicar lo que dice Pablo en Filipenses 2:4-5.

No basta que los niños sepan todas las reglas de etiqueta, también es necesario enseñarles a ser humildes, amables y bondadosos.

Estos son tres puntos que nos pueden ayudar a lograr esta enseñanza integral.

1. Enseñarles que ellos no son el centro del universo. Dios sí.

2. Predicar con el ejemplo. No les podemos enseñar a ser educados y corteses cuando nosotros somos rudos y los avergonzamos al corregirlos.

3. Ayudarlos a entender que si bien el desarrollo de buenos modales y cortesía requiere de compromiso y disciplina de nuestra parte, también trae como consecuencia satisfacciones como el ser útiles y apreciados.

No hay comentarios: