5 de junio de 2009

EL VERDADERO ÉXITO

(Corredor, Kazimir Malevich)

“Prosigo hacia la meta para obtener el premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.” Fil. 3:14.

Una y otra vez vemos en la Palabra de Dios que el verdadero éxito es el resultado de vivir de acuerdo a los principios de Dios Jos. 1:7-8; Sal. 1; Mt. 5:3-12.

El éxito genuino no llega por repetir oraciones para "atraer" bendición, ni por declarar cosas positivas; esto funcionaría si el propósito de Dios para nosotros fuera hacer nuestra voluntad, complacernos nuestros deseos, pero al estudiar Su Palabra vemos que la voluntad de Dios para Sus hijos es que Cristo sea formado en nosotros (Ef. 4:13,) y para eso es necesario que en ocasiones padezcamos un poco, por eso a Pablo, quien sufrió cárceles, azotes, naufragios y otros muchos peligros y penalidades por su servicio a Cristo (2 Co. 11:23-27), no le podemos llamar fracasado. Dios estuvo en total control de cada detalle en la vida de Pablo, quien estaba tan convencido de esta verdad que hasta a su "aguijón de la carne" lo identificó como un medio para no enaltecerse, y si bien le rogó a Dios que se lo quitara, estuvo dispuesto a aceptar la voluntad de Dios de no hacerlo y aún más ¡gustosamente se glorió en su debilidad! 2 Co. 12:9. ¡Impresionante muestra de madurez espiritual!

Pablo conocía los principios de Dios y vivió de acuerdo a ellos, hizo la voluntad de Dios: ¡Tuvo éxito! (2 Ti. 4:7).

Si podemos decir con sinceridad lo que dijo Pablo en la cita del inicio, entonces, la manera de asegurarnos de tener éxito en nuestra carrera y llegar a la meta como él lo hizo, es conocer y obedecer los principios que Dios ha dejado claramente establecidos en Su Palabra.

Ahora bien, si nos damos cuenta que nuestra meta es menor que eso, sería bueno reflexionar en que cada día que pasa es un día menos para nosotros en esta tierra, por eso, si nuestra meta no es algo por lo que valga la pena morir, deberíamos dejar de vivir para eso.

¡Vivamos para glorificar a Dios, es lo más grande que podemos hacer en este mundo y tiene recompensa en la eternidad!

No hay comentarios: