1 de mayo de 2009

6 PUNTOS ESENCIALES PARA PADRES

(* La familia Baillie. 1784. Thomas Gainsborough)


 
I. Amor
Si el fin del amor fuera la pasividad, la ausencia de conflicto; si éste hiciera a un lado principios para tener paz, o dejara de lado el conflicto por cordialidad, esto no sería una virtud. Esto sería un defecto. El amor debe estar listo para abrazar o abstenerse de abrazar, para dar o negar.
II. Seguridad
No sólo seguridad física –a veces los padres no pueden controlar las circunstancias- sino la seguridad del alma. No es sólo el que los padres provean comida, refugio y ropa, Sino que los niños sientan su compromiso para hacerlo. Esto no se trata de lo que haces; se trata de la atmósfera, el hálito mismo de la vida en el hogar. El alma de un padre es la fuente de esta seguridad. Las circunstancias externas no pueden tocar ese lugar secreto donde los niños sienten el amor y buena voluntad de sus padres. El niño debe ser capaz de decirse con seguridad, “Soy digno de que la gente se preocupe por mi.”
Esta seguridad interior es absolutamente esencial para un desarrollo saludable. Sin esta paz del alma que viene con el saber que eres supremamente valorado y que hay gente en el mundo que tiene un inquebrantable compromiso para tu felicidad, un niño no tiene bases en las cuales sostenerse mientras crece.
III. Aceptación
Esto no significa que los niños reciban aprobación incondicional, sino que ya sea que los padres aprueben o desaprueben, los niños nunca sientan que han sido despreciados.
IV. Respeto
Un niño tiene el derecho de que no le hagan cosquillas hasta que le hiera, de no ser hecho a un lado simplemente porque es más pequeño. Si se espera que un niño se respete a sí mismo y a otros, se le debe mostrar respeto. Un niño que no respeta a la persona, los derechos, y los sentimientos de otros, usualmente está sólo correspondiendo en la amabilidad que él recibe.
V. Comunicación
Los niños que no son objeto de comunicación tendrán problemas para comunicarse.
Lee libros a tus hijos. Muéstrales cosas y da un nombre para cada cosa. Habla con, no sólo a tu niño. Escucha a tu adolescente y aprende de ellos.
VI. Tiempo
No sólo “tiempo de calidad” pero cantidad de tiempo. Sabe esto, que cuando tú no estás pasando tiempo con tu hijo, alguien más lo está haciendo.
La hora que pasas con tu hijo no es de más influencia que la hora que alguien más pasa con él. Valora lo suficiente el tiempo como para pasarlo con tu hijo.

No hay comentarios: