26 de diciembre de 2008

UN BUEN AÑO

(* Morning, 1895. Camille Pissarro)



"Tú has coronado el año con tus bienes". Salmo 65:11


En este salmo David habla de la bondad de Dios, la cual, por su gracia he podido ver en mi vida desde que tengo memoria. 

En los primeros versículos (1-5), agradece las bendiciones espirituales; en la segunda parte las bendiciones materiales.

No vemos reclamos ni quejas, y no creo que se deba a que David no haya enfrentado ninguna circunstancia adversa; pero David sabía y se enfoca en una verdad que nosotras tampoco debemos olvidar nunca: Dios es bueno.

En este año en particular he tenido varias desilusiones, no todo ha resultado como yo lo hubiera querido, pero tengo la certeza de que Dios en Su soberanía lo dispuso así para mi bien y para Su gloria. Y, con "mi bien" me refiero a que es para que yo pudiera seguir creciendo y siendo transformada a la imagen de Su Hijo, para que Él sea glorificado.



Ahora que este año está por terminar, no nos enfoquemos en lo que a nuestros ojos no salió bien. Como David en este Salmo, recordemos que Dios es bueno y vivamos confiadas y agradecidas por eso, esta verdad nos llenará de ánimo y esperanza para el año venidero. 

Queridas amigas, les deseo de corazón



¡Feliz Año 2009!

19 de diciembre de 2008

MESOPOTAMIA

(Código de Hammurabi).

Esta cultura me parece muy interesante porque de ella salió Abraham (Génesis 11:31).


El toponímico Mesopotamia es de origen griego, “país entre ríos”, se utilizó para designar el área geográfica comprendida entre los ríos Tigres y Éufrates. Con el paso del tiempo, se ha ampliado la zona así denominada hasta abarcar también territorios colindantes.

Desde los tiempos de los sumerios, la fórmula política más común fue la ciudad-estado, es decir, cada ciudad dominaba un amplio territorio que explotaba económicamente a partir de la agricultura y ganadería.

Los pueblos mesopotámicos comerciaban con Líbano, Anatolia, Egipto y Persia entre otros. Para ello, organizaban caravanas y viajes fluviales. Esta actividad comercial propició el desarrollo de un sistema de intercambio que derivó en el uso de la plata como unidad de cambio.

Aunque con el tiempo fueron perdiendo prominencia, el grupo sacerdotal siempre fue importante, sus miembros pertenecían a las familias más poderosas.

El Código de Hammurabi habla de tres clases sociales, los awilum o patricios, los mushkenum o ciudadanos libres y los wardum o esclavos, estos últimos no eran tan maltratados como en otras culturas, incluso se les permitía la propiedad de algunos bienes.

En un país eminentemente agrícola, la propiedad de la tierra era lo que determinaba la categoría social (en la historia de Abraham vemos un ejemplo de ésto).
La complejidad de la vida en grandes ciudades hizo necesaria la creación de códigos de leyes. Los dos códigos más antiguos son los códigos de Lipit-Istar, rey de Babilonio, y el de Esnunna, tratan de pagos, salarios, esclavos, herencias, intereses y compensaciones por daños. Pero el mayor código legislativo es el Codigo de Hammurabi, rey de Babilonia del siglo XVIII a.C. Es una estela de diorita negra. En la parte superior se muestra a Hammurabi y al dios Shamash, bajo este relieve, están grabados 282 artículos cuyo texto se lee de arriba a abajo y se encuentra escrito en caracteres cuneiformes acadios. Regula lo relacionado a asuntos comerciales, delitos contra la propiedad, derecho familiar, impuestos, entre otros.

Es difícil perfilar los diferentes modos de entender la existencia de cada pueblo mesopotámico debido a sus constantes interferencias. Al parecer los sumerios y los acadios eran pueblos pacíficos y los asirios eran eminentemente guerreros.

Cada ciudad tenía su propio templo y su propio dios, esto acentuaba la rivalidad entre ellas. La supremacía de una ciudad en particular era símbolo del poder de su dios y del favor que este les concedía. Ciudades como Ur, Kish, Lagash, Nippur, o Umma, luchaban por conseguir dicho predominio. Hacia 1700 a.C., el surgimiento del imperio babilónico supuso de llegada de un nuevo dios, Marduk. Este politeísmo idólatra es la causa de que en el Antiguo Testamento encontremos tantas profecías contra Babilonia, entendida como la región en el curso inferior de los ríos Tigris y Éufrates. Is. 13; 14:22; Jer. 25; 50; etc.

El desarrollo de la astrología, tuvo gran incidencia en el mundo religioso. A cada dios le correspondía un número, un animal y un astro. Gran parte de las constelaciones que configuraron, han llegado hasta nosotros.

Su principal aportación cultural fue la escritura, la cual comenzó siendo pictográfica, la complejidad de una escritura ideográfica hizo necesaria su transformación a una escritura fonética como lo fue la cuneiforme.

Desarrollaron principalmente dos ciencias: la astronomía y las matemáticas. Entre sus aportaciones en estas ramas científicas se puede mencionar el calendario y el sistema decimal para la contabilidad y el sexagesimal como derivado del calendario.

Aunque el origen de la rueda es desconocido, se sabe que la usaron e inventaron el arado.

El arte mesopotámico estaba al servicio de lo religioso; por ello, sus principales construcciones fueron templos y sus artes plásticas representaban al ser humano en sumisión ante los dioses.

Los asirios, como pueblo guerrero, desarrollaron su arte más grandioso y más lujoso representando a los reyes como grandes triunfadores, destacando un naturalismo realista especialmente en las escenas de cacería.

La arquitectura estaba basada en el ladrillo y descubrieron el arco y la bóveda. Su edificio representativo es el Zigurat.

No se pueden dejar de mencionar los sellos. Eran pequeños cilindros de 2 a 5 cm de diámetro por 3 a 6 cm de alto en los que se grababa un dibujo. Los temas más frecuentes representados eran animales o formas geométricas aunque también había los que presentaban al dueño y a un dios. La forma de uso consistía en hacer rodar el cilindro en la arcilla. A este tipo de trabajo que consiste en grabar o tallar sobre piedra fina se le llama glíptica.

Se conocen unos pocos instrumentos que utilizaban: tambores, panderos, liras, y cascabeles; así como algunos textos que se cantaban.

Como es de esperarse de una religión sin idea de salvación, en las ceremonias religiosas se cantaban frecuentemente lamentaciones dirigidas al dios.

En el periodo asirio, se desarrolló música profana que engrandecía el lujo y a los monarcas. También apareció el uso de la trompeta.

Si hubo música popular, se desconoce por completo.

Así, nos podemos dar una idea del estilo de vida que Abraham y su familia tuvieron que dejar atrás al moverse a Canaán en obediencia al llamado de Dios.

Gracias a Dios porque a nosotras también no ha sacado de nuestra Ur, de nuestra vana manera de vivir y nos ha trasladado al reino de Su amado Hijo, al salvarnos, no por que hiciéramos buenas obras para merecerlo, sino sólo por gracia mediante la fe en Jesucristo, quien vivió una vida santa y fue tratado en la cruz como si hubiera cometido nuestros pecados y cuando nosotras venimos a Él con fe y arrepentimiento, creyendo que Él hizo esto por nosotras, entonces somos tratadas por Dios Padre como si hubiésemos vivido la vida perfecta de Cristo (Colosenses 1:13; Efesios 2:8; 2 Corintios 5:21).

¡Gracias a Dios y sólo a Él la gloria por una salvación tan grande!

12 de diciembre de 2008

LOS PIES

(El pie de Gala, 1973 Salvador Dalí)
Cuando hablamos de cuidar nuestro cuerpo, no debemos olvidar nuestros pies. ¿Quién no ha sentido cansancio y dolor después de un día  de intensa actividad? O ¿Quién no disfruta de remojar sus pies en agua con sales al final del día? Una sugerencia: añade unas cuantas gotas de limón o 1 cucharada de romero al agua.

Hay diferentes maneras de masajear los pies, te presento dos opciones:

1. Cómodamente sentada, rueda una botella con la planta del pie.
2. Frota los dedos de tus pies con los pulgares de tus manos. Después con el puño cerrado y usando los nudillos, da un masaje circular a la planta del pie. Por último, aprieta un pie con las dos manos por unos segundos, libera y luego vuelve a presionar, puedes repetirlo durante varios minutos.

En lo personal, cuando no tengo el producto comercial que acostumbro para masajear mis pies o simplemente quiero cambiar, me encanta usar una mezcla de ½ cucharada de menta o unas gotas de aceite de menta en 1 cucharada de glicerina. Es refrescante y suavizante.

5 de diciembre de 2008

TRADICIONES FAMILIARES

(* Carnation, Lily, Lily, Rose. 1886, John Singer Sargent)


Si bien la unidad familiar no puede estar basada en tradiciones, lo cierto es que éstas pueden ser de ayuda para fortalecerla.

Las tradiciones familiares establecen continuidad uniendo generaciones. Así mismo crean en los niños un sentimiento de pertenencia al identificarse con su familia por medio de ellas pues éstas son únicas en cada núcleo familiar.

Crean el ambiente propicio para salirnos de la rutina y enfocarnos en lo que realmente valoramos: el nacimiento de nuestro Salvador en navidad, la visión personal y familiar en año nuevo, lo importante que es esa persona que amamos en su cumpleaños, lo maravilloso del amor comprometido en un aniversario…al enfocarnos en el significado de la ocasión son una oportunidad perfecta para compartir de nuestra fe, valores, conocimientos y vivencias con los niños.
Dan un sentimiento de seguridad importante en los infantes al formar parte de su patrón diario como la lectura antes de dormir, la oración de gracias antes de los alimentos o el desayuno dominical preparado por papá y los hijos para dar oportunidad de mayor descanso a mamá. Son también una oportunidad para desarrollar creatividad al implementar nuevas tradiciones en la familia como colgar en el árbol un nuevo adorno que simbolice un evento importante del año.

Puede que haya tradiciones familiares en desuso y que valga la pena restablecer o algunas nuevas que planear, en cualquier caso algunas de estas sugerencias pueden resultar útiles:

Prefiere tradiciones que refuerce valores o se enfoquen en las personas en vez de en los regalos.

Evita aquellas que requieran de gran inversión de esfuerzo y dinero pues serán más difíciles de continuar.

Procura que cada miembro de la familia esté involucrado tanto en la preparación como en la celebración.

No legalices la celebración, eso la aparta de su propósito, si no funciona, cámbiala.