10 de octubre de 2008

UNIDAD EN LAS FINANZAS

(El cambista y su mujer. Marinus Claeszon van Reymersuaele- 1539)

"En términos bíblicos, el matrimonio es la entrega total y el compartir todo su ser con otra persona hasta la muerte. El dinero está incluido en ese compartir todo en el matrimonio."

Para que en el matrimonio el dinero no sea un factor de división, lo más importante es que apliquemos los principios bíblicos en cuanto el dinero.

1. Dios es el que da al ser humano la habilidad de ganar dinero -Dt. 8:18.

2. Todo lo que tenemos pertenece a Dios -Sal. 24:1.

3. Hay cosas de más valor que lo material - Mt. 16:26.

4. Debemos abandonar la codicia, la falta de contentamiento y el afán por lo material - Ex. 20:17; Col. 3:7; Mt. 6:25.

5. Dios espera que utilicemos la fuerza y las capacidades que nos da en un trabajo honesto como medio para proveernos -Pr. 13:11.

6. Dar al Señor y a los necesitados es un privilegio, una inversión y una responsabilidad - Pr. 19:17; Ef. 4:28.

7. Debemos planificar cómo ganaremos y gastaremos el dinero - Pr. 27:23-24.

8. Debemos vivir dentro de nuestros ingresos -Ro 13:7-8.

Para llevar las finanzas de la casa de manera sabia y prudente, es útil tener un perfil económico como el siguiente.

1 CAPITAL

a. Sueldo mensual_____

b. Ingresos adicionales _____

TOTAL ______


2 GASTOS Y PASIVOS
a. Deudas pendientes (total) _______
b. Gastos Mensuales:

1. Impuestos

2. Alimentos y artículos domésticos

3. Vivienda o alquiler

4. Servicios

5. Vestido y calzado

6. Iglesia

7. Seguros

8. Recreación

9. Ahorro e inversiones

10. Médicos

11. Obsequios.

12. Educación

13. Emergencias

Por supuesto que esta lista no es definitiva.


Una vez establecidos, se deben comparar los ingresos y egresos. Si éstos últimos son mayores, se debe planificar cómo y cuándo reducir los gastos o bien aumentar los ingresos. En este punto es importante tomar en cuenta que debe quedar tiempo para edificar su vida espiritual, la relación y necesidades de la familia y las propias, no se debe buscar aumentar el ingreso a toda costa. Si se trata de pedir un aumento hay que asegurarnos de ser empleados leales, honestos y trabajadores que merecemos tal aumento y presentar las necesidades de forma calmada y respetuosa. Si reunimos las cualidades y se presenta la oportunidad, hay que considerar la idea de postularse para un empleo de mayor remuneración.


Una vez que han orado al respecto y tomado una decisión como pareja, escriban la determinación y el plan a seguir, pues así se evitará que en un futuro haya malos entendidos o se olviden de algún punto.


La oración como pareja es fundamental, pues no siempre se está de acuerdo en las decisiones financieras y es fácil que se cree división. Acudir con un consejero también es de gran ayuda. Recuerda que no se trata de quién tiene la razón, el punto es obedecer los principios bíblicos sobre las finanzas.

Apuntes de nuestro primer curso para matrimonios basado en el libro de Wayne Mack "Fortaleciendo el Matrimonio".

No hay comentarios: