12 de septiembre de 2008

UNIDAD EN EL MATRIMONIO

(El Angelus. Millet 1859)

Quisiera compartir apuntes del primer curso para matrimonios que mi esposo y yo tomamos al poco tiempo de casados. Nos sirvió mucho para evitar futuros conflictos y para sentar bases sólidas sobre las cuáles edificar nuestro hogar. 

El curso se basó en el libro "Fortaleciendo el Matrimonio" de Wayne Mack, el cual recomiendo ampliamente.


"Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne" Génesis 2:24.




Dejar padre y madre quiere decir que la relación con nuestros padres debe cambiar radicalmente. Significa tomar la decisión de que la relación marido y mujer "tiene prioridad sobre toda relación humana".


"Los padres deben permitir que el joven marido sea la cabeza de su casa. Deben alentar a su hija a depender de su esposo".



"El matrimonio no es cuestión de suerte, sino de elección deliberada". Mi matrimonio debe basarse en un compromiso más que en sentimientos o atracción corporal.


"El matrimonio según Dios involucra una entrega total e irrevocable de dos personas, la una a la otra". Por lo tanto debo compartir la totalidad de mi persona con mi cónyuge hasta la muerte.


Como esposos ya no somos dos sino una carne, y este concepto de una carne debe manifestarse en maneras prácticas tangibles y demostrables. Sin embargo esta intimidad y la unidad profundas no significan uniformidad e igualdad totales.


"Hay gran diversidad en mi cuerpo y sin embargo hay unidad. Las partes de mi cuerpo se ven distintas y actúan de manera diferente, pero cuando funcionan normalmente cada parte trabaja para el beneficio de las demás, o por lo menos una parte no trata deliberadamente de herir a las demás". De la misma manera mi esposo y yo podemos ser muy diferentes en algunas áreas, pero no debemos permitir que estas diferencias sean un obstáculo para la unidad.


"El obstáculo básico es nuestra pecaminosidad. Esto nos lleva a nuestra necesidad de Jesucristo. No solo para tener una buena relación con Dios, también para tener una buena relación el uno con el otro".

No hay comentarios: